Transformando la experiencia de la salud

Categoría | Nutrición
2017-10-09 16:41:22

5 antioxidantes que no pueden faltar en tu dieta

Todos hemos escuchado hablar acerca de los antioxidantes. Sabemos, por ejemplo, que los podemos encontrar en diversos alimentos, así como en productos dietéticos, bebidas, e incluso en cremas y cosméticos, y que son muy beneficiosos para la salud. Pero ¿sabemos realmente lo que son?

Para explicarlo, debemos detenernos un instante para hablar de los radicales libres, átomos que se forman en nuestro cuerpo en el proceso de alimentación, pero que también pueden aparecer en nuestro organismo al estar expuestos a ambientes contaminados, los rayos ultravioletas del sol, el humo del cigarro, etc.

Estos radicales libres son los principales responsables del proceso de oxidación y envejecimiento de las células. Pues bien, los antioxidantes son aquellas moléculas que neutralizan la acción de los radicales libres. Es decir que nos ayudan a combatir el envejecimiento acelerado y la aparición de algunas enfermedades.

doc_auna

¿Cuáles son los antioxidantes básicos?

Todos los antioxidantes cumplen funciones importantes, y por ello debemos tener una dieta variada que nos brinde la mayor cantidad de ellos. Sin embargo, existen cinco antioxidantes que no pueden faltar en una dieta saludable. A continuación, te decimos cuáles son y en qué alimentos encontrarlos.

 

Vitamina A o Betacaroteno

Los betacarotenos son compuestos que encontramos en los vegetales y que, una vez que ingresan al organismo, se convierten en vitamina A. Esta es fundamental para el buen estado de la piel, el cabello y las uñas. También es beneficiosa para la vista, el aparato reproductor, el sistema inmunológico y las funciones cerebrales.

Una clave para distinguir vegetales ricos en betacarotenos es el color naranja. Así, podemos encontrar este compuesto en las zanahorias, la calabaza, los albaricoques, el melón, etc. También pueden encontrarse en alimentos como verduras de hoja verde y el paté.

 

Vitamina C

 

Uno de los antioxidantes más conocidos, debido a su función protectora contra enfermedades degenerativas o el cáncer. Asimismo, por el papel que cumple para evitar procesos gripales y resfríos. La vitamina C es muy sensible a la luz y pierde sus funciones si se somete al calor.

Por esto último, es que los alimentos ricos en vitamina C deben consumirse frescos, en caso de ser frutas; y si son vegetales, deben ser crudos o cocinados por pocos minutos. Esta vitamina se encuentra en los cítricos (naranja, mandarina, tangelo, lima), el kiwi, el pimiento rojo, el perejil y las fresas.

antioxid_auna

Vitamina E

 

Esencial para todos nuestros tejidos: en la piel, los pulmones, el corazón, etc. Según investigaciones, también podría ayudar en la prevención de afecciones como cardiopatías, enfermedades degenerativas, cerebrovasculares y hepáticas. Asimismo, en conjunto con la vitamina K, es clave para reforzar el sistema inmunológico.

Puedes encontrarla en verduras de hojas verdes, aceites vegetales, cereales, semillas de girasol y frutos secos, como las almendras, las avellanas, las nueces, los cacahuates y los pistachos. Asimismo, en la yema de huevo, la leche, la mantequilla, el hígado, las legumbres y los pescados azules (pez espada, trucha y arenque).

 

Licopeno

 

Se trata de un antioxidante que podría ayudar a prevenir el cáncer de próstata, lo que aún se encuentra en investigación. Usualmente, se consume como alimento preventivo de enfermedades cardíacas, arterioesclerosis, y para el tratamiento de la infección del virus del papiloma humano, que produce el cáncer uterino.

El licopeno es el responsable del color rojo de algunos alimentos. Por ejemplo, se encuentra principalmente en la sandía y el tomate. En el caso de este último alimento, podrás aprovechar más sus propiedades si lo consumes con algo de calor y grasa; es decir, frito.

tenedores_auna

Flavonoides

 

Cumplen un rol importante en la protección contra enfermedades cardiovasculares. Además, al consumirlos se activan otros antioxidantes producidos por el cuerpo, con lo cual sus beneficios se duplican. También pueden ayudar a mantener la presión arterial y el colesterol en un nivel adecuado.

Se encuentra en frutas como la manzana y las uvas (se sugiere que las consumas con piel, e incluso con alguna de sus semillas). También están en los chocolates o, más precisamente, en el cacao. Recuerda que, mientras más puro o bitter sea el chocolate, mejor.

chocolate_auna

Lo mejor de todo es que, como ves, la mayoría de estos alimentos son muy fáciles de encontrar. Puedes complementar esta información acudiendo a un nutricionista, y si deseas saber más acerca de alimentación, no olvides descargarte aquí nuestra Guía: Cómo empezar a comer saludablemente.

blog_CTA