Transformando la experiencia de la salud

Categoría | Médico de Cabecera
2017-01-17 12:44:27

6 tips para cuidarte de la insolación este verano

¿Te ha pasado durante los veranos, que empieza a dolerte la cabeza, sientes que la piel te quema o la deshidratación te agobia? A pesar que el verano es una época para disfrutar; los potentes rayos UV, nos causan lo que se conoce como insolación.

En nuestro país, los niveles de radiación solar alcanzaron los 20 puntos en el 2016; niveles que se consideran extremos y colocó a nuestro país como uno de los que tienen mayor radiación solar en el mundo. Esto aumenta la sensación de calor, el desgaste de la piel y causa insolación.

 

  • ¿Qué es la insolación?

La insolación es el efecto que produce la exposición a un calor tan abrumador que el cuerpo pierde el control sobre la regulación de su temperatura, llegando a incrementarse, hasta los 40 grados centígrados en tan sólo 10 o 15 minutos y causándonos malestares físicos y quemaduras.

 

Si bien, este malestar nos puede afectar a todos; los más vulnerables son los niños y las personas de la tercera edad.

 

  • Síntomas

Las señales de que se está sufriendo este malestar son:

  • Tener la sensación de que la piel está caliente pero no estar sudando.
  • Debilidad­.
  • Sentir confusión, mareos y en el peor de los casos, nauseas.
  • Tener calambres.
  • Que el pulso cardiaco aumente.
  • Tener una fuerte sensación de dolor de cabeza.

 

¿Tienes alguna de estas sensaciones? Lo primero que debes hacer es, trasladarte a un lugar con sombra y recibir aire fresco que te ayude a regular la temperatura. En caso los síntomas perduren, busca ayuda médica de confianza de inmediato.

 

  • Qué hacer al respecto

 

El aumento de brillo solar, calor y bochorno es común en estas épocas del año, sin embargo, hay algunas cosas que se pueden hacer al respecto para evitar este malestar, y son las siguientes:

 

  1. Hidrátate constantemente: Toma abundante agua pura. Con esto, nos referimos a que evites las bebidas artificiales con colorantes, el alcohol o el café, ya que son diuréticos y te deshidratarán.

 

  1. Usa ropa clara y fresca: Evita la ropa de tonalidades oscuras, apretadas y de telas sintéticas. De preferencia, utiliza ropa ligera, hecha de algodón y de colores claros, como el blanco.

 

  1. Evita salir al medio día: Si tienes que realizar compras, hacer ejercicios o caminar, evita los horarios en los que los niveles de radiación solar son mayores. De preferencia, sal al iniciar la mañana o al finalizar la tarde; de ese modo evitarás quemaduras en tu piel y el dolor de cabeza.

 

  1. Mantente en la sombra: Procura mantenerte en lugares bajo sombra durante el día, como interiores de tu casa. Eso sí: trata de que la ventilación corra fluidamente para evitar que el calor se acumule.

 

  1. Consume alimentos ligeros y frescos: Evita los alimentos grasos o altos en condimentos; cámbialos por ensaladas y frutos que favorezcan a la hidratación de tu cuerpo.

 

  1. Protege tu piel y ojos: Al salir, échate bloqueador solar, utiliza un sombrero y colócate gafas de sol con protección UV. Los sombreros, por ejemplo, favorecerán la circulación del aire en su interior, pero debes procurar no ajustarlos a tu cabeza.

 

A pesar de que muchos de nosotros esperamos el verano, puede que con el pasar de los días lleguemos a desear que sea invierno gracias al aumento excesivo de temperatura. Recuerda que siempre hay maneras de aliviar esta sensación y cuidarnos.

 

¿Estás siguiendo ya uno de estos consejos o quieres agregar uno a la lista?