Transformando la experiencia de la salud

Categoría | Nutrición
2018-03-14 09:48:21

7 nutrientes que debes consumir después de los 40

A partir de los 40, el cuerpo empieza a dejar de funcionar como siempre. El metabolismo se hace más lento, lo que hace que tengamos más tendencia a engordar. Además, nuestra masa muscular comienza a debilitarse, y tal vez ya no tengamos tanta resistencia física como antes.

Asimismo, dependiendo del tipo de vida que hayamos llevado, empiezan a asomar algunas enfermedades crónicas como la diabetes o las afecciones cardiovasculares. La buena noticia es que no tenemos que pasar necesariamente por eso si cuidamos nuestra alimentación. Por eso, a continuación, te diremos qué nutrientes no deben faltar en tu dieta.

Vitaminas sí o sí

Si bien una buena nutrición es necesaria a cualquier edad, a partir de los 40 el cuerpo necesita de un conjunto de vitaminas específicas para llevar mejor los cambios por los que atraviesa. Puedes encontrarlas en diversos alimentos o en suplementos nutricionales. Lo importante es consumirlas con frecuencia.

Vitamina B12

Esencial para el buen funcionamiento del cerebro y la sangre. A medida que nos hacemos mayores, el cuerpo tiene más dificultad para absorberla de los alimentos que consumimos, debido a que nuestros niveles de ácidos estomacales disminuyen. Por eso, te recomendamos ingerirla en suplementos vitamínicos.

Calcio

Necesario para funciones como la contracción muscular, así como el correcto funcionamiento del corazón y los nervios. Si no consumes suficiente calcio en tu dieta, el cuerpo empezará a extraerlo de los huesos, dejándolos más débiles. Lo puedes encontrar en alimentos como lácteos, sardinas, tofu, almendras, espinacas y brócoli.

Vitamina D

Bajos niveles de vitamina D se pueden asociar a enfermedades como la diabetes, los problemas cardiovasculares, la esclerosis múltiple e incluso el cáncer de mama. Esta vitamina es esencial, ya que ayuda a mitigar los cambios propios de la edad. Puedes encontrarla en el suplemento de vitamina D3 (una variedad de la vitamina D).

Magnesio

Todo indica que este nutriente es muy importante para la regulación de la presión arterial. Además, ayuda al cuerpo a absorber el calcio. También interviene en el correcto funcionamiento de los nervios, los músculos y el corazón. Puedes encontrarlo en las verduras de hojas verdes, la soya, las nueces, la palta y los granos.

Potasio

Presente en alimentos como el plátano, el camote, la acelga, los frijoles y las lentejas. Ayuda a mantener controlada la presión arterial. Sin embargo, no se recomienda tomar suplementos de potasio a menos que sea por indicación médica, ya que pueden causar arritmias cardíacas y daños en el tracto gastrointestinal.

Omega 3

No es una vitamina, pero se trata de un ácido graso muy importante. Ayuda a disminuir el riesgo de enfermedades cardíacas y controlar la presión arterial. También juega un rol importante en el mantenimiento de la memoria. Está en el pescado, las nueces, las verduras de hoja, las semillas de lino y los suplementos vitamínicos.

Probióticos

Como en el caso de los omega 3, tampoco se trata de vitaminas, pero son esenciales para el buen funcionamiento de nuestro aparato digestivo. Además, nos ayudan a reducir el riesgo de sufrir accidentes cerebrovasculares, enfermedades del corazón y diabetes. Lo encuentras en lácteos fermentados y en productos de la soja.

Además de estas vitaminas, es importante incluir en tu dieta otros nutrientes y elementos como los antioxidantes, que combaten el envejecimiento prematuro de nuestras células, ayudan a mejorar la digestión y aumenta los niveles de energía. Puedes encontrarlo, por ejemplo, en el té verde.

Como ves, la nutrición es la base de salud, y a partir de cierta edad debemos prestar especial atención a este aspecto. Procura ejercitarte constantemente y llevar una vida activa. Para más información, puedes acudir a un nutricionista y descargar nuestra guía de exámenes por sexo y edad.

 

guia de examenes por edad y sexo