Transformando la experiencia de la salud

Categoría | Salud Infantil
2017-11-03 16:33:35

8 consejos si tu hijo sufre de asma

Respiración dificultosa, jadeo, sibilancias (pitidos) en el pecho y cansancio, son algunos de los síntomas de una enfermedad que cada vez más personas sufren: el asma. En el caso de los niños, se calcula que más de un 10% lo padecen. Pero antes de nada, expliquemos en qué consiste.

El asma se trata de la inflamación y estrechamiento de los bronquios y vías respiratorias, lo que produce que entre menos oxígeno. En los casos más severos, solo ingresa una pequeña cantidad de aire. Para quien vive con esta condición, es importante seguir unas pautas y cuidados precisos.

niño con asma

¿Cuáles son las causas del asma infantil?

Las reacciones alérgicas son un aspecto clave. En los niños que tienen vías respiratorias sensibles, se pueden presentar los síntomas de la enfermedad al ponerse en contacto con sustancias conocidas como alérgenos o desencadenantes. Algunos de estos pueden ser el pelaje de las mascotas, el polvo, polen, etc.

En otras ocasiones, medicamentos como la aspirina también pueden ser causantes de asma. Los cambios de clima, el humo del tabaco, los químicos en el aire o en los alimentos, y las infecciones virales (como el resfriado), también suelen ser factores desencadenantes.

niño con asma respirador

¿Cuáles son los síntomas más frecuentes?

Además de los ya mencionados (dificultad para respirar, jadeo y sibilancias), el niño puede presentar falta de aliento y respiración a un ritmo más rápido de lo normal. Durante un ataque de asma, la piel del pecho y el cuello suelen hundirse. También puede tener tos en las noches, ojeras oscuras e irritabilidad.

¿Qué se debe hacer?

Existe una serie de hábitos que deben convertirse en pautas a seguir, tanto por los niños asmáticos como por sus padres. Se recomienda tener en cuenta estos hábitos, a manera de prevención. A continuación, te damos ocho consejos que ayudarán a tu hijo.

  1. Elimina los factores desencadenantes. Evita la acumulación de polvo, el moho y la caspa de los animales. Se recomienda que utilices una aspiradora en lugar de barrer, ya que haciendo esto último solo remueves el polvo. También puedes cambiar la cubierta de la almohada de tu hijo por una hipoalergénica.
  1. Tomar la medicación. Parece algo evidente, pero no todos lo cumplen como deberían. La medicación recetada por el doctor debe ser tomada por el niño con la frecuencia indicada. Esta es la única manera que la enfermedad no se desarrolle y evitar los ataques de asma.
  1. Llevar siempre el inhalador. Es la mayor seguridad de que podremos controlar un ataque de asma intempestivo, siempre y cuando este no sea muy severo. Dale el inhalador en cuanto empieces a notar los primeros síntomas. Luego podrás determinar qué causó el ataque.

niño inhalador

  1. Vigilar los síntomas. Esto tiene que ver con el punto anterior. Los padres de un niño con asma deben estar atentos a las circunstancias y los factores que le originan los ataques de asma, para poder evitarlos. Como ya indicamos, estos pueden ser el pelo de su mascota, las plumas de pájaros, etc.
  1. Controlar el ejercicio físico. No se trata de prohibirle al niño hacer ejercicios ni sobreprotegerlo, sino hacerlo consciente de que debe moderar su actividad física. Los ejercicios practicados en forma regular y al aire libre incluso pueden ayudarlo. Por otro lado, es inevitable que corra y juegue, pero es bueno que tome pausas y descanse.
  1. No tener alfombras o limitar su uso. Es ahí donde se suelen acumular el polvo y los ácaros. Las alfombras pequeñas pueden ser limpiadas fácilmente, pero las grandes ofrecen mayor dificultad, incluso utilizando la aspiradora. Prescindir de este elemento decorativo puede hacer la diferencia.
  1. Utilizar prendas de fibras sintéticas. Cuando llega el invierno, es mejor evitar la ropa y abrigos hechos a base de lana, y reemplazarlos por prendas de materiales sintéticos, como el poliéster, ya que acumulan menos polvo. Lo mismo debe tenerse en cuenta para la ropa de cama.
  1. Tener un plan de acción ante casos de urgencia. Para ello, debes saber reconocer los síntomas del ataque de asma. Apúntalos y ten en cuenta la frecuencia y los lugares donde ocurren. Conoce también la periodicidad con la que tu hijo utiliza su inhalador, y ten a la mano el teléfono de su doctor, para casos de emergencia.

Recuerda que el humo del tabaco también afecta a quienes sufren de asma. Evita fumar en su presencia y, si lo vas a hacer, procura que sea en ambientes abiertos. Tener mascotas con pelos tampoco es recomendable si tienes un hijo asmático. Para más información sobre este y otros temas, descarga nuestra guía de niños saludables.

 

guia para comer saludablemente