Transformando la experiencia de la salud

Categoría | Nutrición
2016-04-12 00:00:00

¿A la leche dile no?

De pronto resulta que nos dicen que la leche es perjudicial para el organismo y no debemos tomarla. Esto, como casi todo, tiene su lado de verdad. Hay muchas personas que tienen lo que se llama “intolerancia a la lactosa”, es decir que su organismo produce niveles bajos o no produce la enzima llamada “lactasa”, que “rompe” la molécula de la lactosa o azúcar de la leche para que esta pueda ser metabolizada. Se producen entonces síntomas como la diarrea, hinchazón abdominal o dolores.
No es que la leche sea “la malo de la película” sino que una disfunción del organismo, permanente o pasajera, puede provocar este trastorno.
Lo aconsejable en esta circunstancia es acudir al médico, quien despejará las dudas. La mayoría de los adultos, a partir de los 20 años suelen presentar algún grado de intolerancia, lo cual no es peligroso. Las causas son variadas y el médico brindará el tratamiento adecuado en cada caso.
La leche es un alimento básico para el ser humano (y para los mamíferos en general), aporta el calcio esencial para el desarrollo de huesos y dientes, además de otros nutrientes y vitaminas.
Cuando la “intolerancia a la lactosa”, es detectada en la infancia, significa para los padres seguir reglas sencillas que el médico prescribirá. Lo esencial es no alarmarse y confiar en el doctor. Él sabe.
Revisado por la Dirección Científica y Académica de Auna