Transformando la experiencia de la salud

Categoría | ABC
2016-04-12 00:00:00

Amigdalitis

¿Qué es?
Es el dolor e inflamación de las amígdalas o tonsilas, que son extensiones del tejido linfoide del organismo, y protegen las vías respiratorias de las infecciones junto con las adenoides (llamadas también amígdalas faríngeas o vegetaciones). Las amígdalas están situadas en la parte de atrás de la garganta, en la laringe.
¿Cómo se ocasiona?
La causa de la amigdalitis puede ser un virus o bacterias, generalmente los estreptococos del grupo A (Streptococcus pyogenes). La amigdalitis se contagia por medio de la saliva de un portador del virus o las bacterias a una persona sana. Los niños suelen ser más propensos a contraer la enfermedad, porque a veces chupan algo que está contaminado por la saliva de algún amiguito que tiene la enfermedad (se meten a la boca lapiceros, lápices u otros).
¿Cuáles son los síntomas?
Los síntomas más comunes de la amigdalitis son el dolor de garganta y el dolor que se produce al tragar.
Tratamiento
Ante síntomas de lo que podría ser una amigdalitis, lo mejor es consultar al médico. Este examinará al paciente y recetará lo necesario para controlar la infección. Lo importante es no automedicarse, por los riesgos que esto conlleva y porque la enfermedad se puede volver una amigdalitis crónica de no recibir el tratamiento adecuado.
Si los episodios de amigdalitis se repiten, de pronto será necesario recurrir a una operación quirúrgica, que es muy sencilla y que es llamada tonsilectomía, para extirpar las amígdalas.
¿Cómo se previene?
Al ser un problema del sistema inmunológico, la mejor manera es reforzando este. Por lo general es casi imposible que no se entre en contacto con alguien que sea portador del virus o la bacteria, especialmente al tratarse de niños. El comer alimentos saludables, ricos en vitamina C y zinc, ayudará a prevenirla, así como la administración de líquidos.

Revisado por la Dirección Científica y Académica de Auna