Transformando la experiencia de la salud

Categoría | ABC
2016-04-12 00:00:00

Antrax

¿Qué es?
El ántrax o carbunco es una enfermedad infecciosa provocada por una bacteria de nombre Bacillusanthracis, la cual vive en la tierra. Por lo general afecta a animales de granja como cerdos, cabras, ovejas, bueyes y caballos; pero también, en muy raras ocasiones, puede presentarse en seres humanos. Existen tres tipos de ántrax: el ántrax cutáneo (es el más común, conforma el 95 % de los casos), el ántrax intestinal y el ántrax pulmonar.
El caso más sonado de esta enfermedad en humanos fue el de los ataques terroristas en Estados Unidos, en el 2001. Debido a la intencional diseminación de la enfermedad, murieron cinco personas y 22 enfermaron.
¿Cómo se ocasiona?
Es poco probable que un ser humano contraiga esta enfermedad. Puede ocurrir cuando está en contacto con las esporas que fabrica la bacteria del ántrax. En el caso del ántrax cutáneo, puede contraerse cuando alguien con un corte o herida abiertos tiene contacto con un animal o productos infectados. El ántrax intestinal se contagia a través del consumo de carne contaminada. Por último, el ántrax pulmonar es el más raro, pero el más peligroso. Se contrae por medio de la aspiración de miles de esporas.
¿Cuáles son los síntomas?
Como en toda enfermedad que tiene varios tipos, los síntomas dependerán de cuál de ellos se trate. En el caso del ántrax cutáneo, en la piel se forma una llaga abultada con el centro de color negro. Esta puede propagarse por todo el cuerpo si la enfermedad no es tratada.
En el caso del ántrax intestinal, el enfermo presenta dolor abdominal intenso, nauseas, vómitos, diarreas profusas y hemorragias digestivas.
En el caso del ántrax pulmonar los síntomas son como los de una gripe común: dolores musculares, fatiga, tos, fiebre y malestar leve en el pecho. Si no se tratan empeoran y se convierten en pulmonía.
Tratamiento
Si la infección es detectada a tiempo, se le interrumpe tomando antibióticos que maten las bacterias causantes de la enfermedad.
¿Cómo se previene?
Aquellas personas que estén en contacto con ganado pueden aplicarse una vacuna. Para ello deben tener entre 18 y 65 años.
Revisado por la Dirección Científica y Académica de Auna