Transformando la experiencia de la salud

Categoría | ABC
2016-04-12 00:00:00

Arterioesclerosis

¿Qué es?
La arterioesclerosis es una enfermedad causada por la acumulación de depósitos de grasa o “placa” que se adhieren a las paredes internas de las arterias. Con el transcurrir del tiempo, la placa, que está conformada por colesterol, grasa y calcio, se endurece restando elasticidad y estrechando las arterias. El flujo de sangre limitado debido a esta condición afecta la calidad de vida del paciente y, en los casos más severos, puede conducir a situaciones graves como un infarto masivo, el cual puede ser mortal. Lamentablemente, la arterioesclerosis es una enfermedad muy común, ya que está asociada con el estilo de vida sedentario, la alimentación rica en grasas que prevalece hoy en día.
¿Cuáles son las causas?
Si bien la herencia genética puede aumentar el riesgo de desarrollar la enfermedad, la mayor causa de la arterioesclerosis es la combinación de una vida sedentaria con una alimentación rica en grasas saturadas y colesterol. Por ello, la obesidad es un factor que incide directamente sobre las probabilidades de desarrollar la enfermedad. El estrés crónico, así como el hábito de beber y fumar en exceso también facilitan la aparición de la arterioesclerosis. Es importante también tener en cuenta que dolencias como la hipertensión arterial y la diabetes están también relacionadas con la enfermedad.
¿Cuáles son los síntomas?
Por lo general, la arterioesclerosis no es sintomática hasta que genera una condición grave, como un ataque cardiaco o un accidente cerebrovascular. Sin embargo, dependiendo de la zona en donde esté depositada la placa, la persona puede manifestar ciertas condiciones como debilidad repentina, dificultad para respirar, dolor en el pecho (angina), adormecimiento de las extremidades o del rostro, arritmia, entre otros.
Tratamiento
Los tratamientos para la arterioesclerosis dependen del grado de avance de la enfermedad. Estos pueden incluir el cambio de la dieta y la práctica de ejercicio físico moderado, la prescripción de ciertos medicamentos, procedimientos no invasivos, y, en casos más severos, la intervención quirúrgica.
¿Cómo se previene?
Llevar un estilo de vida saludable y activo es la mejor manera de prevenir la arterioesclerosis. Una alimentación balanceada así como una rutina de ejercicios moderada son los mejores aliados de un sistema cardiovascular sano. Es importante también realizar exámenes preventivos anualmente, si la persona presenta dolencias como la diabetes, obesidad e hipertensión, o si tienen antecedentes genéticos de la enfermedad.