Transformando la experiencia de la salud

Categoría | ABC
2016-04-12 00:00:00

Asma

¿Qué es?
El asma es una enfermedad respiratoria crónica. Afecta a las vías respiratorias que son las encargadas de llevar el oxígeno hacia los pulmones y expulsan el dióxido de carbono hacia el exterior. Cuando una persona asmática sufre una crisis, sus vías respiratorias se inflaman y se hinchan lo cual provoca dolores en el pecho, sibilancias y problemas para respirar.
Este mal puede afectar a personas de cualquier edad; sin embargo, es más frecuente en los niños en los cuales es más peligrosa debido al pequeño tamaño de las vías respiratorias infantiles.
¿Cómo se ocasiona?
Esta enfermedad no tiene causas definidas. Entre las posibles se encuentran los factores genéticos y ambientales. En ese sentido, una persona con padres asmáticos puede sufrir de asma. Asimismo, aquellos que tienen una probabilidad hereditaria de padecer de alergias, también son propensas a contraer dicho mal. Si en la infancia una persona sufrió una infección respiratoria, en el futuro puede enfermar de asma. Por último, el aspirar ciertos productos alérgenos pone en riesgo de contraer la enfermedad.
¿Cuáles son los síntomas?
En niños menores de cinco años, resulta algo complicado determinar la presencia de la enfermedad, para ello el médico debe realizar una serie de preguntas y análisis que confirmen el mal.
Los síntomas generales son tos que se presenta por lo general durante las noches; silbidos en el pecho al respirar; presión intensa en el pecho, y dificultad para respirar o falta de aliento. La frecuencia e intensidad de estos varían en cada persona. Es posible que en algunos casos no se trate de asma, sino de otro trastorno, por ello es necesaria la confirmación médica.
Tratamiento
Esta es una enfermedad que no tiene cura, su tratamiento ayuda a controlar los síntomas que dificultan el desarrollo de una vida normal. Existen dos tipos de tratamiento: el tratamiento a largo plazo y el tratamiento a corto plazo. El primero busca disminuir los síntomas y el progreso de la enfermedad, mientras que el tratamiento a largo plazo controla las crisis asmáticas cuando aparecen.
¿Cómo se previene?
No hay prevención para esta enfermedad.
Revisado por la Dirección Científica y Académica de Auna