Transformando la experiencia de la salud

Categoría | ABC
2016-04-12 00:00:00

Aunque sea común, es una enfermedad...

El sarampión es una enfermedad que suele dar en la infancia y es corriente que los niños y niñas la sufran.
Es una enfermedad infecciosa que se caracteriza por la aparición de manchas de color rojo en la piel. El sarampión es producido por un virus: un paramixovirus del género Morbillivirus, y es un mal altamente contagioso.
Se transmite por el aire, propagándose por las secreciones del sistema respiratorio que contienen partículas del virus y son expulsadas por el enfermo al ambiente, cuando tose, por ejemplo.
Es característica la aparición de las manchas rojas a los cuatro días de iniciada la infección, detrás de las orejas, en el cuello y las mejillas. Las manchas rojas son como un halo y tienen en el centro un punto blanco. Esto es una señal de que existe infección.
La duración de esta enfermedad oscila entre los 12 y 14 días, más o menos.
Las manchas suelen extenderse por todo el cuerpo, luego de aparecer como hemos visto, en zonas determinadas. Es normal que aparezca la fiebre, en casos muy alta, hasta de 40°. El enfermo tendrá malestar general, fotofobia (intolerancia a la luz), tos seca, catarro y conjuntivitis.
Cuando se ha producido la infección lo correcto es guardar cama y reposo; hay que consultar al médico, que emitirá su diagnóstico y recetará lo necesario para bajar la fiebre y calmar la tos. El virus del sarampión se desactiva más o menos a las dos semanas y es importante prevenir que el enfermo se rasque los puntos, aunque estén secos o piquen, pues se pueden producir heridas que dejarán cicatrices que van a quedar posteriormente como marcas.
Revisado por la Dirección Científica y Académica de Auna