Transformando la experiencia de la salud

Categoría | Gral
2016-04-12 00:00:00

Bichos desagradables

Picadura de araña
bichos desagradables
El tema no es agradable para muchas personas, pero es importante tratarlo porque alrededor de él hay mitos, medias verdades y también, porque no decirlo, a veces total despreocupación. Ni uno ni otro extremo son buenos y siempre es conveniente tener cuidado: se trata de las picaduras de las arañas.
La mayoría de las personas siente temor a las arañas y éstas, sin embargo, no van a picar a no ser que se sientan amenazadas. Hay que decir que la mayoría de las picaduras de araña son inofensivas, pero pueden causar alguna reacción alérgica.
Cuando una araña pica, lo más probable es que se tenga una reacción parecida a la que provoca una picadura de abeja, es decir que la zona de la picadura se enrojece, hincha y duele. Hay que advertir que la picadura de la araña llamada “viuda negra” o la araña parda, llamada también “araña violín” por su forma y que es de color pardo y suele ser bastante común en los rincones de las casas, sí son muy peligrosas y requieren de atención médica inmediata.
Si una araña común picara, lo que se tiene que hacer es, primero, lavar la zona afectada con agua y jabón; aplicar una compresa húmeda o si fuera posible, hielo. Si es necesario tomar un medicamento para el dolor, de los que se venden en farmacias, sin necesidad de receta médica. Si es que hay alergia o hinchazón severa, será mejor acudir al médico.
No hay una época especial para la aparición de las arañas, pero se debe considerar que en todo aquello que no se mueva por mucho tiempo, como por ejemplo entre la ropa que se guarda de la estación anterior, objetos que están inmóviles y almacenados mucho tiempo, muebles, etc., pueden estar las arañas. Se recomienda hacer siempre una buena limpieza y si es necesario efectuar fumigaciones caseras con algún producto de los que se venden en el comercio para ese fin.
Hay muchas especies de arañas y estas serán más comunes en lugares que estén próximos a uno o posean jardín y en lugares abiertos como cerros y lugares con muchas piedras. No hay que descuidarse, como ya dijimos, en sitios cerrados como casas o departamentos, porque por allí pueden andar.
No es grato encontrarse con una araña y menos que a uno le pique. Si esto último sucediera, lo mejor, si se puede, es observar como es. De todas maneras, una consulta médica nunca estará demás.