Transformando la experiencia de la salud

Categoría | Gral
2016-04-12 00:00:00

Calor=Sed=Agua

En el verano nuestro organismo necesita más agua, porque por el clima la pierde más rápidamente. Especialmente si consideramos que el cuerpo está compuesto por un 75% de esta, cuando se nace y por un 60% al ser adulto: para el ser humano es el ingrediente principal del cuerpo. Siguiendo con los porcentajes, el 60% del agua en nuestro organismo está en el interior de las células (se la llama agua intracelular) y lo demás circula por la sangre y baña los tejidos (agua extracelular).
El agua, cuya fórmula nos dice que es un compuesto de dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno, está en todas partes en la Tierra. Donde falta, como en los desiertos, por ejemplo, no hay vida. El agua es absolutamente indispensable para ella.
El ser humano, a cada instante, va perdiendo el agua por diversas vías y debe reponerla constantemente. Estar más de cinco días sin agua, generalmente provoca la muerte.
El verano, con su temperatura elevada, hace que se sude más (la refrigeración automática del cuerpo) y mientras más se sude, más agua se pierde; el sudor es básicamente eso.
Lo recomendable es beber diariamente dos litros de agua según la OMS (Organización Mundial de la Salud). La importancia de beber agua es absolutamente prioritaria y lo mejor es que esta sea agua potable, pues las bebidas que son tan populares, contienen, a diferencia de esta, elementos como el azúcar, ciertos ácidos, colorantes, saborizantes y algunos otros compuestos que el organismo absorbe y que el agua no tiene (ni necesita).
El agua, al no tener ni una sola caloría no hace subir de peso, lo que para lucir una figura “de verano” (y para tener una buena salud) es esencial.
Cuando a uno le falta agua, se vuelve más lento, porque está falto de energía y la baja de agua en el cerebro puede producir depresión.
El agua mantiene la piel tersa y quienes beben cantidades suficientes de agua son más felices y sanos, porque el líquido elemento (otra de las maneras de llamar al agua) aleja las enfermedades.
Como vemos, el agua es la verdadera “estrella” y su importancia nunca será bien destacada. El verano es una magnífica oportunidad para dársela.
¿Un vaso de agua? ¡Salud!, porque eso es lo que se obtendrá al beberla.