Transformando la experiencia de la salud

Categoría | Médico de Cabecera
2018-02-05 17:54:40

¿Cómo prevenir los hongos en la piel con la llegada del verano?

Durante el verano, el calor, la humedad, y la alta concurrencia a lugares públicos son factores determinantes para el desarrollo de ciertas afecciones a la piel. Una de las más habituales es la micosis, o infección por hongos, que puede aparecer en diferentes partes del cuerpo.

El cuadro más generalizado es el de la micosis en los pies. Sin embargo, también es muy común la tiña (que puede aparecer en la cabeza, la barba, la pierna, etc.), la onicomicosis (infección en las uñas) o la tiña versicolor (manchas en la piel). Empecemos hablando de la afección más conocida.

Cómo prevenir el pie de atleta

Se trata del caso más típico de infecciones en los pies. Es muy fácil contagiarse por no seguir normas de higiene adecuadas al visitar lugares públicos, como piscinas o gimnasios. Pero evitarlo también es sencillo si seguimos algunas pautas.

Para empezar, es importante no caminar descalzos en las piscinas o duchas públicas. Debemos utilizar siempre calzado abierto, como ojotas o sandalias, para no entrar en contacto directo con el piso, donde pueden sobrevivir algunos tipos de hongos.

Al salir de la piscina, es necesario que nos sequemos bien, sobre todo entre los dedos. En esos pliegues tiende a concentrarse la humedad, dando lugar a la aparición de hongos. También es una buena medida utilizar talcos para pies, que ayudan a mantener la piel seca.

Asimismo, es importante cambiarse diariamente de calcetines y calzado. Por otro lado, no se recomienda meter los pies por mucho tiempo en agua caliente, ya que esta los macera, favoreciendo la aparición de hongos. Y si ya los padeces, acude al dermatólogo para un diagnóstico adecuado.

Otros tipos de micosis

En general, las recomendaciones para evitar las micosis de los pies también son aplicables para prevenir las infecciones por hongos en otras partes del cuerpo. Por ejemplo, secarse cuidadosamente después de bañarse es fundamental.

Por otro lado, es también muy importante ducharse antes y después de entrar a la piscina. Al hacerlo, estamos eliminando las células de piel (escamas) que podrían estar infectadas con hongos. De esta manera, evitamos afectar a otras personas o contagiarnos de sus posibles infecciones dermatológicas.

Como sabemos, el hongo encuentra el ambiente ideal para desarrollarse en las zonas húmedas de nuestro cuerpo, como los pies, las manos o la entrepierna. Por ello, hay que evitar el sudor excesivo. De ser posible, debemos tomar más de una ducha al día y utilizar talcos corporales.

En el caso de las mujeres, la higiene íntima es muy importante. Es necesario elegir jabones o productos con un pH adecuado (entre 3.5 y 5.5, por lo general). Esto ayudará a mantener o restablecer la barrera ácida que protege los genitales de infecciones.

Concurrir a lugares públicos siempre es un riesgo de contagio. Si sentimos ardor, picazón, o notamos grietas o manchas en la piel, podemos usar cremas antimicóticas por unos días, pero siempre es mejor consultar al especialista. Y para más información saludable, suscríbete a nuestro blog.

 

suscribete mejores consejos de salud