Transformando la experiencia de la salud

Categoría | Mente Saludable
2017-09-18 14:25:02

¿Cómo reconocer un trastorno alimenticio?

Por lo general, estamos acostumbrados a asociar los trastornos alimenticios con las adolescentes o jóvenes. Y es cierto, ellas conforman el grupo que con mayor frecuencia padecen estos desórdenes. Sin embargo, las mujeres adultas, los hombres y los niños también pueden sufrirlos.

Son diversos los factores por los que una persona puede caer en un trastorno alimenticio. El culto a la figura delgada, exacerbada por la publicidad y los medios; las presiones sociales; la baja autoestima y diversas patologías psicológicas son algunos de ellos.

 

¿Qué son los trastornos alimenticios?

que-son-los-trastornos-alimenticios

Son condiciones patológicas complejas que se expresan a través de los hábitos alimenticios de una persona. Por ejemplo, la persona puede desarrollar una aversión o una necesidad compulsiva de comer, dependiendo del trastorno que padezca. Como se indicó, los factores pueden ser psicológicos, biológicos, interpersonales o sociales.

 

En este sentido, cabe resaltar que la relación con la comida es solo la cara visible de este tipo de trastornos. Para quienes los padecen, el control obsesivo de sus alimentos puede ser una forma de compensar o intentar manejar sentimientos y emociones con los que no pueden lidiar.

 

Tipos de trastornos alimenticios

 

Los trastornos alimenticios más conocidos son la anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa. Pero se han identificado otros tipos de desórdenes, como el trastorno selectivo o restrictivo, la alimentación compulsiva, entre otros. A continuación, te explicamos en qué consisten algunos de ellos.

 

Anorexia nerviosa

trastornos-alimenticios-anorexia-nerviosa

Las personas padecen un miedo exacerbado a subir de peso. Además, tienen una visión distorsionada de su cuerpo, por lo que se ven “gordas” cuando en realidad están sumamente delgadas, al punto de poner en riesgo su salud física e incluso sus vidas. Cuando es sufrida por los hombres, el término utilizado es “manorexia”.

 

Bulimia nerviosa

trastornos-alimenticios-bulimia-nerviosa

A diferencia de la anorexia, quienes padecen de bulimia tienen episodios en los que comen demasiado, pero después se provocan vómitos o utilizan laxantes para evitar subir de peso. Desarrollan un sentimiento de culpa, ya que a menudo comen a escondidas (con frecuencia, comida chatarra).

 

Alimentación compulsiva

trastornos-alimenticion-compulsiva

Al igual que quienes sufren de bulimia, los comedores compulsivos experimentan momentos en los que comen sin control, con la diferencia de que luego no purgan sus cuerpos para eliminar las calorías. Esta conducta suele producirse por lo menos una vez por semana, aunque generalmente sucede con mayor frecuencia.

 

Trastorno de alimentación restrictivo o selectivo

trastornos-alimenticios-selectivo

Las personas con este tipo de desorden presentan dificultad para digerir determinados alimentos, sienten aversión por alimentos con ciertos colores o texturas, o comen únicamente porciones muy pequeñas. Esto hace que tengan que tomar suplementos diariamente para compensar su bajo nivel de nutrientes y calorías.

 

Pica

 

Se observa más en niños pequeños que en adultos. Quienes lo padecen, ingieren materiales no comestibles, como papel, tierra (geofagia), arena, bolas de pelo, pintura e incluso heces de animales. Se calcula que hasta un tercio de los niños entre 1 y 6 años presenta esta condición.

 

Pregorexia

trastornos-alimenticios-pregorexia

Se trata de un trastorno que puede afectar a algunas mujeres embarazadas, quienes evitan comer o restringen sus comidas por el temor a subir mucho de peso durante la gestación. Incluso, al igual que en la bulimia, pueden inducirse el vómito y aumentar su actividad física, para eliminar las calorías que ingieren.

 

Vigorexia

trastornos-alimenticios-vigorexia

Quienes presentan este desorden se preocupan constantemente por no parecer demasiado débiles. Por ello, se dedican de manera compulsiva al deporte orientado a ganar masa muscular. Esto los lleva a consumir suplementos proteicos y anabólicos que pueden afectar su salud y equilibrio emocional.

 

Los trastornos de alimentación no suelen desaparecer solos. Es necesaria la intervención de un psicólogo para detectar los motivos e indicar los tratamientos adecuados. Esto puede complementarse con la participación de un nutricionista. ¿Te pareció interesante? Para más información saludable, suscríbete a nuestro blog aquí.
suscribete mejores consejos de salud