Transformando la experiencia de la salud

Categoría | Salud Infantil
2018-02-14 14:00:22

Consejos para proteger a los niños de los insectos en el verano

Durante el verano, una de las consultas que más aumentan en las salas de pediatría son las que se deben a las picaduras de insectos en niños y bebés. Tengamos en cuenta que el calor y la humedad originan la proliferación de mosquitos, avispas, abejas y arañas, entre otros. A continuación, aprenderemos a proteger los niños de los insectos.

Si bien estos casos no suelen ser peligrosos, sí son muy molestos. La piel puede desarrollar pequeñas ronchas que causan picazón, lo que hace que el niño se rasque y se formen heridas que incluso podrían infectarse. Veamos qué medidas adoptar para que esto deje de ser una preocupación.

Protegiéndolos de las picaduras

Existen muchos productos para prevenir las picaduras de insectos en niños. Entre estos podemos mencionar las cremas, repelentes y los productos naturales. Lo importante, antes de aplicarlos, es ver cuál es el idóneo según la edad de tu hijo(a).

Por ejemplo, si nos referimos a bebés menores de 6 meses, lo recomendable es utilizar estos productos con precaución, ya que pueden resultar tóxicos para ellos. Algunos repelentes podrían causarles incluso enfermedades como la encefalopatía tóxica, que origina fiebres y convulsiones en el bebé.

Esto ocurre porque tienen una alta concentración de algunos componentes que su piel absorbe fácilmente, pero que son dañinos para su organismo. Por eso, lo mejor es preguntar al pediatra por productos más suaves y cuyo uso no representen un riesgo.

Los repelentes ambientales o que se enchufan tampoco son muy recomendables en el caso de niños muy pequeños, ya que pueden contener químicos perjudiciales para ellos. En todo caso, el uso de mosquiteras en la cuna o el cochecito del bebé siempre es una buena alternativa.

Además, le puedes poner ropita ligera que cubra todo su cuerpo, y que no sea de colores llamativos. También es recomendable evitar el uso de colonias, cuyo olor atrae a los insectos. A partir de los seis meses, ya puedes utilizar repelente, pero solo para aplicarlos en la ropa del bebé.

También podrías empezar a probar con productos derivados de las plantas y las vitaminas, como lociones, cremas y geles naturales. Evita los lugares donde haya pantanos o muchos charcos, y que tu bebé camine descalzo o gatee por la hierba.

Por otro lado, el uso de vitamina B1 trae buenos resultados. Aplica unas gotitas en su biberón para que su piel la absorba y luego la elimine a través de la transpiración, lo que suele repeler a los insectos. Pero recuerda que cada niño es distinto y debes consultarlo antes con el especialista.

¿Cómo actuar ante una picadura?

Lo primero es lavar la zona afectada con agua y jabón. Esto ayudará a calmar el escozor, para evitar que el niño se rasque y se haga herida. Si la picazón es muy intensa, puedes probar con algún producto de aplicación tópica de venta en las farmacias.

En caso de muchas picaduras, el médico recetará antihistamínicos de consumo oral, y si se produce hinchazón, una crema con corticoides. Cuando se trata de una picadura de abeja o avispa y el aguijón ha quedado clavado, puedes tratar de sacarlo solo si ves que lo harás fácilmente.

El mayor peligro se produce si tu hijo es alérgico a estas picaduras. En estos casos, además de inflamación, podría experimentar dificultad para respirar, sudor e incluso desmayo, lo cual se produce inmediatamente después de haber sido picado.

De ser así, lo que debes hacer es darle un antihistamínico y llevarlo a consulta rápidamente. El médico le aplicará un tratamiento inmunológico, que consiste en administrarle, de manera progresiva, dosis del veneno al que el niño es alérgico. Para más consejos de salud, suscríbete a nuestro blog.

suscribete mejores consejos de salud