Transformando la experiencia de la salud

Categoría | Gral
2016-04-12 00:00:00

¿Cualquiera puede poner una inyección?

El pinchazo que sana

La respuesta inmediata es no.
Poner una inyección puede parecer muy sencillo, pero en realidad quien la pone tiene que conocer cómo hacerlo y esto se logra con estudios y práctica. Desde un médico a una enfermera tienen que hacerlo para que el acto sea seguro y efectivo: es la salud del paciente la que está en juego.
Empecemos por definir una inyección en medicina, que es la introducción de un producto de origen biológico, mediante la punción hecha a presión en diversos tejidos del cuerpo, por medio de una aguja hipodérmica y una jeringa.
Las inyecciones pueden ser: Intramusculares, que es cuando la aguja entra en un tejido muscular y deposita allí el líquido que es absorbido poco a poco, de modo lento, a través de los vasos sanguíneos capilares por el cuerpo. Se aplica guardando un ángulo de 90°.
Las inyecciones endovenosas o intravenosas son el resultado de la introducción de la aguja hipodérmica que pasa a través de la piel hasta una vena. El líquido entra así al sistema del cuerpo. En la inyección subcutánea, la aguja penetra en muy poco espacio debajo de la piel, en ángulo de 90° o 45° con respecto a ésta y el líquido inyectado en la zona es absorbido así, lentamente, por el cuerpo. Finalmente, en las inyecciones intradérmicas la aguja penetra en la piel únicamente (dermis), guardando un ángulo de 15°, paralelo al eje longitudinal del antebrazo. Se debe inyectar el producto biológico lentamente que será absorbido también en forma lenta y local. Si es adecuada la forma, aparecerá una pequeña lesión en la piel, llamada pápula que tiene los bordes definidos y es levantada, y que desaparecerá de forma espontánea entre los 10 y 30 minutos.
Como vemos las inyecciones deben ser aplicadas con previo conocimiento y es mucho mejor si el paciente se encuentra en un lugar donde pueda ser atendido de una reacción negativa (alérgica por ejemplo), que es rara pero podría ocurrir. Hay medicamentos que producen un cierto dolor al ser aplicados, especialmente en inyecciones intramusculares. Lo importante es contar con todas las seguridades del caso y no confiar en quienes dicen “saber” y no tienen el conocimiento necesario y aplican inyecciones en ambientes inapropiados e improvisados.
La aplicación de inyecciones es para mejorar la salud, no para crear problemas.