Transformando la experiencia de la salud

Categoría | ABC
2016-04-12 00:00:00

Cuidado con los hematomas...

Uno de los síntomas posibles de la leucemia, es la aparición de hematomas en el cuerpo sin que se haya producido ningún golpe.
La leucemia, palabra que proviene de dos voces griegas, “leuco”, que significa blanco y “emia”, que significa sangre, es cáncer a la sangre. No hay conocimiento de su causa hasta ahora y son muchos los factores que pueden desencadenarla, pero sí se ha comprobado que no es una enfermedad contagiosa ni parece ser hereditaria.
Se produce por un crecimiento anormal del número las células blancas (llamadas leucocitos), que son las que tienen como misión proteger al organismo de las infecciones y de la acción de otros cuerpos extraños.
La leucemia se presenta generalmente en niños y tampoco se conoce una manera de prevenirla. Los síntomas pueden ser varios y en cada caso es preciso el diagnóstico médico. Es el médico quien indicará el tratamiento a seguir, siendo la leucemia una enfermedad que requiere un largo tiempo de tratamiento y cuidados en los que la familia del enfermo y su entorno tienen que participar, sobre todo si se trata de un niño o niña.
Los síntomas de la leucemia pueden ser la extrema palidez de la piel, de los párpados o del interior de la cavidad bucal (se produce anemia). El decaimiento, náuseas, los mareos, debilidad, la falta de apetito, baja importante de peso, tener fiebre de varios días de duración sin ningún motivo; escalofríos, sudores nocturnos. Los dolores en las extremidades y dolores en las articulaciones; dolor o sensibilidad ósea, hemorragias frecuentes (anormal sangrado de las encías o la nariz). Se nota un aumento de tamaño en los ganglios linfáticos. Suelen aparecer en el bazo o el hígado crecimientos anormales o aparecen masas que crecen en otras partes del cuerpo. Igualmente si se observan alteraciones en los exámenes de sangre (VIH, hemograma, etc.) o hay irregularidad notoria en los ciclos menstruales, son síntomas que se deben tener en cuenta.
La leucemia puede tratarse con el uso de fármacos específicos o quimioterapia por vía intravenosa u oral. También suele usarse quimioterapia por medicamentos introducidos en la médula espinal con una aguja. En otros casos se opta por el trasplante de médula ósea. Se usan transfusiones de sangre (de glóbulos rojos y plaquetas).
Revisado por la Dirección Científica y Académica de Auna