Transformando la experiencia de la salud

Categoría | Cuida tu Corazón
2016-11-04 10:34:40

Descubre por qué dormir poco aumenta tu riesgo cardiaco

En el Perú, el 30% de la población padece de riesgo cardíaco, según el director del Instituto Peruano de Neurociencias, David Lira, pero sólo el 10% hace algo al respecto.

Unas de las principales razones de la privación de sueño son, por lo general, la vida atareada y el constante uso de dispositivos electrónicos, estos últimos mantienen la atención y producen problemas a la hora de dormir.

Descansar poco puede causar envejecimiento prematuro del cuerpo tanto a nivel externo como interno, cansancio, disminución en la capacidad de retener información del cerebro y peor aún: aumenta el riesgo de sufrir un ataque cardiaco.

Si eres de las personas que aún no cree que el dormir pocas horas puede llevarte a una consecuencia tan severa, aquí te explicaremos cómo esto perjudica a tu cuerpo:

 

Ansiedad por comer

La falta de sueño está ligada a la obesidad, debido a que esta causa un desequilibrio hormonal que no permite que nos sintamos satisfechos con la comida y queramos más. Esto da como resultado el aumento de peso y con esto el incremento de la presión arterial.

 

Exceso de azúcar en la sangre

En un estudio realizado por la revista Archives of Internal Medicine, se comprobó que la falta de sueño incrementa los niveles de azúcar en la sangre; un factor  que origina la diabetes.

 

Depresión y estrés

Según un estudio realizado por la OMS, la mala calidad de sueño está fuertemente ligada a la ansiedad, hostilidad, cansancio y depresión. Asimismo, mientras que un sueño adecuado ayuda a nivelar los niveles de estrés, los desvelos hacen lo contrario y además aumenta la presión arterial.

 

Aun así, si tienes dificultades para dormir, aquí te tenemos algunas recomendaciones:

  • Evita el alcohol o las comidas pesadas al menos tres horas antes de dormir.
  • Si te cuesta mucho conciliar el sueño, prueba con ejercicios de respiración.
  • Puedes tomar una ducha antes de irte a dormir, eso te ayudará a relajarte.
  • Crea un horario de sueño, si debes despertar muy temprano, compensa durmiéndote más temprano para completar tus horas de sueño.

 

En promedio, un adulto debe dormir un promedio de 7 a 9 horas diarias, mientras que un niño en etapa escolar debe dormir entre 9 a 11 horas para poder rendir lo suficiente en sus estudios.

Recuerda que el mal sueño causa ansiedad y cansancio, lo que a la larga tampoco te permitirá llevar una vida saludable. Así que duerme a tus horas: tu corazón te lo agradecerá.