Transformando la experiencia de la salud

Categoría | ABC
2016-04-12 00:00:00

Nuestra Responsabilidad

Si hay un día que es importante en el año porque nos recuerda algo que tenemos que cuidar y tener muy en cuenta todos los días, es el 7 de abril: el “Día Internacional de la Salud”.
Es que la salud lo es verdaderamente todo, pues con ella podemos intentar y conseguir lo que queremos. Cuando la salud falla, la “máquina” se descompone y nuestro cuerpo no hace lo que automáticamente suele hacer. Un problema de salud es una interrupción más o menos larga y/o violenta en el curso normal de nuestras vidas, afectando a nosotros y a quienes nos rodean.
Desde 1950 se viene celebrando esta fecha (7 de abril), en que se conmemora la fundación de la Organización Mundial de la Salud (OMS, por sus siglas). Cada año se elige un tema específico y para este 2014 el tema a tratar es todo lo concerniente a enfermedades transmitidas por vectores.
Para aclarar qué son vectores, diremos que son organismos que transmiten elementos patógenos desde una persona o animal infectado a otro ser vivo.
El objetivo para este 7 de abril es crear conciencia sobre lo importante que resulta para el ser humano luchar por la erradicación de las enfermedades producidas por vectores, que son mucho más comunes en zonas tropicales y que con problemas de acceso al agua potable y saneamiento. La lucha se centra en la protección que debe tener el ser humano contra estas enfermedades y que toma diversos modos.
Una enfermedad como el paludismo, que es de lejos la más mortífera enfermedad vectorial, causó según cifras 660 000 muertos en el año 2010, siendo la mayoría de víctimas niños del continente africano. El dengue, que se presenta en nuestro país y contra el que hay constantes campañas de prevención y erradicación a través de medios masivos, es una enfermedad transmitida por mosquitos que ha tenido, por desgracia en el Perú, el mayor crecimiento a nivel mundial, multiplicándose por 30 los casos reportados en estos últimos 50 años.
Se trata de mejorar las condiciones de vida para ir erradicando este tipo de enfermedades y los gobiernos, a nivel mundial, realizan esfuerzos de salud y sanidad que buscan ser efectivos en este campo, así como muchas instituciones que trabajan sin tregua en este tema.
¿Cómo podemos colaborar nosotros?
Es una pregunta que muchos se hacen y la respuesta es muy sencilla: tomando conciencia, cuidándose y en general ayudando a difundir las maneras de evitar la propagación de estas verdaderas plagas responsables de millones de muertes.. Es tiempo de ponernos de pie y actuar.
De nosotros depende que el futuro sea distinto para la humanidad y en la participación individual que nuestras posibilidades brinden, está parte de la solución. Solos no vamos a erradicar las enfermedades que nos propone este año 2014, la OMS; se trata de que todos, desde nuestro lugar, nos unamos en esta cruzada que incluye a todo el planeta.