Transformando la experiencia de la salud

Categoría | ABC
2016-04-12 00:00:00

Información que salva vidas

Cada 15 de septiembre se celebra el Día Mundial del Linfoma, creado por la Red Mundial de Asociaciones de Pacientes con Linfoma (Lymphoma Coalition) que busca reducir el índice de mortalidad de este tipo de cáncer que actualmente es el quinto más extendido en el mundo.
La información sobre sus síntomas y el conocimiento de la enfermedad es un punto clave para sobrevivirla, ya que un diagnóstico a tiempo, al igual que en otros tipos de cáncer, puede detener la enfermedad y lograr la recuperación total del paciente. Si la enfermedad se descubre en un estado avanzado, puede cobrar la vida de la persona en tan solo unos meses.
Una de las causas por las que el linfoma cobra víctimas cada año es la falta de conocimiento sobre su sintomatología y, con frecuencia, debido a diagnósticos erróneos que permiten que la enfermedad siga progresando. Y es que, cuando la enfermedad recién aparece, es difícil descubrirla.
El linfoma produce la proliferación maligna de los glóbulos blancos o linfocitos, las células de nuestro sistema inmunológico que nos defienden de los virus, bacterias y otros elementos que atentan contra nuestra salud. Con la enfermedad, los glóbulos blancos crecen descontroladamente invadiendo y destruyendo los tejidos del cuerpo. Generalmente, el primer síntoma del linfoma es la inflamación de los ganglios linfáticos, que es lugar donde se originan los linfocitos. Un bulto puede aparecer en el cuello, las axilas o la ingle, dependiendo del ganglio que esté inflamado.
Generalmente, la hinchazón no causa dolor por lo que las personas no suelen mostrar interés en descartar la enfermedad. Otros síntomas que anuncian la presencia del linfoma son la pérdida de peso, la fiebre, fatiga y sudoración nocturna, los cuales pueden confundirse, aún por los médicos, con los síntomas de una gripe común u otras enfermedades.
Tal como afirma la Lymphoma Coalition, muchos pacientes esperan largo tiempo antes de ser atendidos por especialistas y obtener un diagnóstico correcto de la enfermedad. Por lo mismo, El Día Mundial del Linfoma tiene claro que la clave para combatirlo es la anticipación y un diagnóstico precoz.
Durante el Día del Linfoma, se realizan actividades informativas abiertas a la comunidad a fin de conocer en qué consiste la enfermedad, sus síntomas, los diversos tipos de la enfermedad y sus tratamientos.
La fecha también es una gran oportunidad para que las autoridades, los medios de comunicación y cada actor social formen parte activa en la prevención del linfoma, que cada año afecta a más de un millón de personas en todo el mundo.