Transformando la experiencia de la salud

Categoría | Balance y Control
2016-04-12 00:00:00

Dormir bien

“¡Buenas noches!” es, por lo general, lo que se dice al que se va a dormir.
Detrás de esta frase hay mucho más que un simple buen deseo y es que tenemos que realizar que de 24 horas en el día, un promedio de ocho, las pasamos durmiendo.
Dormir es un acto automático que proporciona descanso al cuerpo y a la mente. Luego de un día agitado, un reparador sueño nos dejará como nuevos para despertar, ponernos en estado de alerta y seguir.
Dormir suele ser un acto normal. Decimos “tengo sueño” y dormimos; es decir que nos “desconectamos” mentalmente de la realidad pero no dejamos de respirar, nuestro corazón sigue latiendo y los órganos internos siguen con su trabajo. El cerebro continúa activo y sueña; es decir que por algún mecanismo, recuerda o hilvana cosas que muchas veces no tienen relación ni sentido y suelen no existir en la vida de vigilia. Otras veces encuentra soluciones que no se concebían estando despierto.Las fases del sueño se denominan REM y NREM. Son las siglas en inglés de Rapid Eye Movements (Movimientos rápidos de los ojos) y No REM. En la fase REM la respiración y el ritmo cardíaco se aceleran y aumenta la presión arterial. Aumenta también la actividad cerebral. El cuerpo está “paralizado” porque no libera un aminoácido llamado glicina (uno de los 20 que forman la célula; actúa como neurotransmisor inhibidor del sistema nervioso central). Durante la noche se pasa varias veces por estas fases, pero con mayor incidencia de la REM.
Lo importante es que el sueño es necesario y dormir ocho horas suele ser lo normal en el ser humano. A veces dormimos un poco más o un poco menos, pero nuestro cuerpo y cerebro, repetimos, necesitan ese descanso.
La frase “me caigo de sueño” nos está diciendo que hay una necesidad imperiosa de dormir. “Se me cierran los ojos” es aceptar que automáticamente el cuerpo está realizando un acto que nos permitirá dormir: cerrar los ojos, esas ventanas por las que entran las imágenes exteriores.
Dormir es una de las funciones necesarias de todos los seres vivos donde nos ubicamos, por supuesto, nosotros. No es una vergüenza tener sueño y el bostezo suele ser su manifestación física automática. ¡Buenas noches, dulces sueños!