Transformando la experiencia de la salud

Categoría | ABC
2016-04-12 00:00:00

EL ASMA NO ES UN FANTASMA

El asma es una enfermedad crónica que afecta a las vías respiratorias y puede ser la causa de un enfisema pulmonar.
El asma produce que las paredes internas de las vías respiratorias se inflamen y estrechen, lo que hace que sean muy sensibles reaccionando de especial y fuerte manera a ciertas sustancias irritantes o a las que se es alérgico. Los pulmones, por este estrechamiento, reciben menos aire, con las consiguientes dificultades respiratorias.
El asma tiene entre otras señales o síntomas: la respiración con silbido, la opresión en el pecho, las dificultades para respirar (ahogo) y la tos, en especial por la mañana o por la noche.
Es importante ver a un médico porque tener síntomas no implica tener asma. Los exámenes que se realicen, tanto de pulmones como de posibles alergias, harán mucho más certero el diagnóstico.
Un ataque de asma se da cuando los síntomas se agravan y si es necesario se requerirá asistencia médica de emergencia, pues el ataque de asma puede ser fatal.
Generalmente, para tratar el asma se emplea dos tipos de fármacos: unos que van a dar un alivio rápido a los síntomas y detenerlos y otro que controlará a largo plazo para que se puedan prevenir.
El asma suele ser empeorada por la humedad del ambiente y si no es tratada a tiempo podría devenir en lo que se dijo al inicio: en un enfisema pulmonar.
El asma no es un fantasma sino una peligrosa realidad y hay que tratarla y combatirla a tiempo para respirar tranquilos.