Transformando la experiencia de la salud

Categoría | Nutrición
2016-04-12 00:00:00

EL FRESCO SABOR

El verano tiene como característica traer sabores que refrescan y alegran.
Son los sabores de las frutas que además de ser sanas y nutritivas, son… ¡riquísimas!
Las frutas con sus diferentes colores hacen una fiesta de su consumo y permiten que el cuerpo de modo totalmente natural, reciba sus beneficios, que son muchos.
Compuestas en su mayor parte de agua, aportan al organismo bastante de lo que este necesita cada día para funcionar correctamente. Comer fruta en verano, además de refrescar es una sana costumbre que se ve incentivada por la inmensa variedad que se ofrece. Las hay de todos los colores: rojas, amarillas, verdes y de una cantidad inimaginable de tonalidades diferentes. Hay las que se comen con cáscara, las que necesitan pelarse, las que tienen semillas (que son llamadas “pepas”) grandes, pequeñas, unitarias o múltiples.
Comer fruta es saludable todo el año, pero en verano como que provoca más hacerlo… ¡Adelante! La dieta alimentaria veraniega se enriquece con las frutas que pueden prepararse en jugo, combinando sabores o eligiendo la que más guste (popular y extendido es beber el jugo de naranja), en postres preparados, como ingrediente principal o consumirlas del modo más sencillo y fácil: directamente.
Cualquier médico puede mencionar los beneficios de la fruta y lo bueno que resulta para la salud el consumirla habitualmente. Lo que es importante, como en todo, es no excederse. También los “atracones” de fruta, pueden ser dañinos.
Es saludable adquirir desde la niñez, la costumbre de comer frutas.
En los infantes, en forma de puré, ayudará a lo que comúnmente se llama “formar el estómago”, siguiendo siempre las instrucciones de un pediatra para escoger las frutas adecuadas. En los niños y jóvenes la energía y nutrientes que la fruta aporta son importantes para tener una buena salud y lograr un desarrollo efectivo. Los adultos se beneficiarán, como todos, de las vitaminas que consumidas en la deliciosa forma de fruta el organismo necesita y de la fibra que ayudará a una buena digestión.
Por donde se la mire, la fruta es un delicioso regalo que la naturaleza pone a nuestro alcance. El verano es una buena oportunidad para disfrutar de la fruta.