Transformando la experiencia de la salud

Categoría | Nutrición
2016-04-12 00:00:00

El recomendado

Cuando se habla de aceites comestibles, se recomienda el aceite de oliva como más sano frente a cualquier otro aceite vegetal.
Una de las cosas principales que lo distingue es su riqueza en ácido oleico (que es un ácido graso monoinsaturado) que ejerce una acción beneficiosa sobre los vasos sanguíneos que podría evitar los accidentes cardiovasculares, reduciendo el nivel del colesterol “malo” o LDL y aumentando el nivel del HDL o colesterol “bueno”.
El aceite de oliva virgen extra (o sea el que se obtiene de la primera presión en frío), aporta a nuestro organismo vitamina E en cantidad significativa.
La vitamina E es un antioxidante que protege de los radicales libres (elementos que facilitan el envejecimiento del organismo y pueden ser causa de ataques cardíacos).
Para cocinar, el aceite de oliva es recomendable porque su estabilidad lo hace más apto para calentar. Otros aceites vegetales como los de maíz, girasol o soya son buenos también en la cocina, pero sin llegar a tener la importancia del aceite de oliva, que como parte de la llamada “dieta mediterránea” (basada en el consumo de alimentos naturales y frescos, donde la fuente principal de grasa es el aceite de oliva) se ha ganado un lugar preponderante en el mundo.
El aceite de oliva puede utilizarse en la cocina, en la preparación tradicional, o en la mesa, como aliño de las comidas. Al cocinar con aceite de oliva, lo que NO se debe hacer es quemarlo, o esperar que “salga humo” cuando éste se caliente en la sartén, porque eso (igual que pasa con cualquier otro aceite comestible) es dañino para la salud.
El aceite de oliva tiene un sabor especial y un perfume que se imparte suave y agradablemente a los alimentos con los que se mezcla, haciendo las delicias de los que saben comer. Su precio suele ser más elevado que el de otros aceites vegetales, pero el aceite de oliva de calidad, a sus cualidades gastronómicas, apreciadas en todo el mundo, une un importante factor saludable.
El aceite de oliva: un delicioso lujo saludable al comer, que nos podemos dar.