Transformando la experiencia de la salud

Categoría | ABC
2016-04-12 00:00:00

El sarampión alemán

“Sarampión alemán” es uno de los nombres por los que se conoce a la rubéola. Otro es “sarampión de los tres días”.
La rubéola es una enfermedad generalmente infantil, que es producida por un virus y se contagia a través del aire, o por el contacto cercano con una persona que sufre el mal.
Se manifiesta con la aparición de una erupción cutánea y los síntomas, en el caso de adultos contagiados, suelen no ser advertidos. Cuando de niñas o niños se trata, se presenta a veces fiebre, dolor en las articulaciones y en los huesos, dolor de cabeza, secreción nasal y malestar general.
Hasta ahora no hay modo de tratar la rubéola, salvo bajar el ocasional estado febril con paracetamol; sin embargo es mejor que el médico sea consultado, especialmente en el caso de las mujeres embarazadas que contraigan la enfermedad, pues esta es de sumo peligro para el desarrollo del feto.
La rubéola se contagia aún antes de la aparición de la erupción cutánea en la persona y un par de semanas después que ésta ha desaparecido por completo sigue siendo contagiosa.
Para prevenir la enfermedad existe una vacuna, llamada triple vírica, triple viral o simplemente triple, que se administra a las personas en su niñez y que tiene un uso muy extendido, por lo que los casos de rubéola son extremadamente raros en la actualidad.
Muchas veces, con el crecimiento y al llegar a la edad adulta, esta vacuna va perdiendo su efectividad, por lo que es recomendable efectuar una acción de refuerzo.
Revisado por la Dirección Científica y Académica de Auna