Transformando la experiencia de la salud

Categoría | ABC
2016-04-12 00:00:00

En el mundo mueren hasta 2.7 millones de personas cada año, por su causa

El paludismo o la malaria, dos nombres para la misma enfermedad infecciosa que se extiende por todo el mundo y anualmente ataca a cerca de 390´000,000 de personas (¡trescientos noventa millones de casos!). Es sin lugar a dudas de las enfermedades debilitantes la de mayor importancia y resulta ser mortal si no es atendida a tiempo. Más del 75% de los fallecidos son niños, habitantes de ciertas zonas de África. En el mundo, la población infantil que sufre de esta fiebre epidémica aguda causa unos 400 a 900 millones de casos. Las estadísticas del paludismo son aterradoras, pero a veces se ven como simples números y uno no se da cuenta de la magnitud que el problema tiene para nuestro planeta.
El paludismo es producido por parásitos que son transmitidos a través de la picadura del mosquito del tipo Anopheles, cuyas hembras se alimentan de sangre.
La incubación del paludismo o malaria dura entre diez y cuarenta días y salvo los síntomas de un resfriado, o enfermedad viral, no son mayores los signos que se notan al principio. Se presenta dolor en los huesos, fiebre y escalofríos lo que puede ser engañoso y hacer que se decida por no buscar ayuda médica de modo rápido y dejar que la enfermedad avance peligrosamente y sea mucho más difícil de tratar.
La malaria se contagia entre los seres humanos a través de transfusiones de sangre proveniente de donantes infectados y las madres gestantes que sufren del mal lo trasladarán al feto a través de la placenta.
Es sumamente importante buscar ayuda médica apenas aparezcan los síntomas y uno se debe proteger contra la picadura de los mosquitos, especialmente si se es que se va a ir una zona de riesgo o si se vive en una de ellas. La vacuna contra la malaria es imprescindible en estos casos. Recordemos que la enfermedad puede acarrear la muerte si no se trata a tiempo, además de ser especialmente dura por los estragos que produce en el cuerpo.

Revisado por la Dirección Científica y Académica de Auna