Transformando la experiencia de la salud

Categoría | ABC
2016-04-12 00:00:00

Enfermedad de Chagas

¿Qué es?
La enfermedad de Chagas es una afección generada por el parásito Trypanosoma cruzi que al ingresar al cuerpo humano, afecta al hígado, el bazo, esófago, colon y el corazón.
Esta afección, que se ha convertido en un problema de salubridad en Latinoamérica, se caracteriza por el aumento de la temperatura corporal, inflamación del hígado y del bazo. No obstante, cuando la enfermedad se torna crónica, se dilata el esófago y el colon; y en ocasiones, se genera una cardiomiopatía (insuficiencia cardíaca) que puede provocar la muerte.
¿Cómo se ocasiona?
En la mayoría de los casos el parásito Trypanosoma cruzi se transmite por las heces infectadas de insectos triatominos (conocidos comúnmente como chinches) que se alimentan de la sangre de animales y humanos. Otras formas de contraer esta enfermedad son a través de alimentos contaminados, transfusiones con sangre infectada o trasplantes de órganos que son extraídos de personas enfermas.
¿Cuáles son los síntomas?
Esta enfermedad se presenta en dos etapas distintas: la aguda y la crónica. La fase aguda perdura cerca de dos meses luego de haber contraído el parásito y los síntomas son leves: Fiebre, migraña, inflamación de los ganglios linfáticos, palidez, dolor muscular, dificultad para respirar, hinchazón de la zona afectada por la picadura del insecto y dolor abdominal.
Después de la fase aguda, el parásito puede permanecer oculto en el músculo cardiaco y digestivo durante varios años. Luego, cuando la enfermedad se manifiesta, el paciente puede presentar los siguientes síntomas en esta etapa que se conoce como crónica: estreñimiento, problemas para ingerir los alimentos, dolor torácico e insuficiencia cardíaca.
Tratamiento
En la fase aguda, la enfermedad de Chagas puede tratarse con dos medicamentos: benznidazol y nifurtimox. Ambos contrarrestan los síntomas y eliminan el parásito. Sin embargo, su eficacia disminuye cuando la enfermedad entra a la fase crónica.
El médico será el responsable de diagnosticar la enfermedad a través de un examen físico, radiografía del tórax, pruebas de sangre y electrocardiograma. Posteriormente, el especialista deberá decidir qué tratamiento seguirá el paciente para hacer frente a la afección.
¿Cómo se previene?
A la fecha, no existe una vacuna contra la enfermedad de Chagas. El método más eficiente para prevenir la afección es por medio del uso de insecticidas en las casas para evitar la presencia de insectos portadores del parásito, y mantener la higiene al momento de preparar y manipular los alimentos. Asimismo, los bancos de sangre deben examinar a los donantes para descartarlos si son portadores del parásito.
A nivel mundial, cerca de 10 millones de personas están infectadas con el parásito Trypanosoma cruzi y en Latinoamérica, más de 25 millones están expuestas a contraer la enfermedad. Además, la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció que la enfermedad de Changas es una de las trece afecciones tropicales más desatendidas del mundo.

Revisado por la Dirección Científica y Académica de Auna