Transformando la experiencia de la salud

Categoría | ABC
2016-04-12 00:00:00

Enfisema pulmonar

¿Qué es?
Es una enfermedad que produce que los alvéolos pulmonares (pequeños divertículos en forma de saco en los cuales sucede el intercambio entre el aire que respiramos del exterior, con el dióxido de carbono que es eliminado en la exhalación, para mantener el oxígeno en el interior), sean dañados de tal forma que se obstruyen, muriendo finalmente, dificultando y disminuyendo la función respiratoria. En el cuerpo humano existen unos 300 millones de alvéolos. El enfisema pulmonar es una enfermedad que avanza lenta, progresivamente y se convierte en crónica (permanente).
¿Cómo se ocasiona?
Hay varias causas para el enfisema pulmonar pero la más común y totalmente intencional es el fumar cigarrillos o tabaco que contienen productos que dañan la pared alveolar, quitándole elasticidad.
También respirar el “humo de segunda mano” (el que expelen fumadores circundantes), el smog de las ciudades y los gases químicos o los humos industriales tóxicos, pueden provocar enfisema. La edad avanzada es otro factor de riesgo (especialmente en los hombres), así como sufrir de asma.
¿Cuáles son los síntomas?
Los síntomas del enfisema pulmonar se van notando gradualmente y se los puede pasar por alto, especialmente al principio.
El síntoma más importante es la falta de aire (disnea) mientras se realiza cualquier actividad física que antes no presentaba problemas. Otro síntoma es la tos persistente, en especial en las mañanas y la producción de flema de color; suele pensarse que la tos es normal en alguien que fuma, pero este es un signo inequívoco, especialmente si se produce flema. La tos aumentará con el tiempo. Los resfríos se vuelven más comunes así como las infecciones (bronquitis), porque el sistema respiratorio se debilita.
Otros síntomas, cuando el tema avanza y no es tratado a tiempo por un especialista, parecieran no tener nada que ver con el sistema respiratorio, como la cianosis (coloración azul-púrpura en los dedos de pies, manos, en las uñas y labios) que ocurre por una mala oxigenación de la sangre; o un sonido sibilante al respirar que se produce por la acumulación de flema; la pérdida de peso repentina es otro síntoma; suele haber dificultad para respirar aun estando en reposo.
Tratamiento.
Apenas exista algún síntoma y si se es fumador especialmente, se debe consultar con el médico. El tratamiento lo debe recomendar él después de un examen y deben seguirse sus instrucciones al pie de la letra.
Hay que dejar de fumar de inmediato y hacer ejercicio, llevando una vida sana.
El enfisema pulmonar es irreversible, pero con el tratamiento adecuado se pueden mitigar sus efectos. Para esto, el paciente requerirá de mucha fuerza de voluntad. Debe hacerlo, pues su vida está en juego. El cuerpo debe irse recuperando poco a poco.
¿Cómo se previene?
La mejor prevención es NO FUMAR.
Un estilo de vida sano y ejercicio, son vitales. A esto hay que sumar el tratar de evitar ser un “fumador pasivo”, evitar los gases químicos, el smog y el humo tóxico.
La prevención es clave para evitar sufrir de enfisema pulmonar. Toda precaución será poca, pues hay que recordar que de la respiración depende la vida.