Transformando la experiencia de la salud

Categoría | Cuida tu Corazón
2018-01-10 10:00:05

Entendiendo la presión arterial ¿Cuál es el rango normal?

La hipertensión arterial es uno de los padecimientos más comunes que se presentan con el paso de los años. Lo oímos a menudo, pero ¿sabemos realmente en qué consiste? ¿Y cuáles son los rangos de presión arterial considerados normales? Lo primero será entender algunos conceptos básicos.

 

Empecemos diciendo que la presión arterial es la fuerza que ejerce la sangre cuando circula por nuestras arterias. Entonces, tener presión alta, o hipertensión arterial, significa que esta fuerza es muy elevada. Si bien es una condición que muchos padecen sin darse cuenta, puede traer consecuencias muy serias para la salud.

 

¿Cómo se mide la presión arterial?

La única forma de conocer nuestra presión arterial es hacerse chequeos médicos periódicos. El resultado se expresa en dos números, por ejemplo 120/78 mmHg (milímetros de mercurio). Para entenderlos, es necesario saber que la presión arterial es el resultado de dos fuerzas.

 

La primera se produce cuando el corazón bombea la sangre hacia afuera, enviándola al resto del cuerpo a través de las arterias y las venas. Esta fuerza se llama presión sistólica. La segunda corresponde a la fuerza generada cuando el corazón descansa entre latidos, lo que se conoce como presión diastólica.

 

De esta manera, volviendo a los resultados hipotéticos, el primer número (120) corresponde a la presión sistólica, y el segundo (78), a la diastólica. Por lo general, se presta mayor atención a la presión sistólica. Sin embargo, el incremento de ambos valores indica presión elevada alta y riesgo de enfermedades cardiovasculares.

 

¿Cuáles son los rangos normales?

Se considera normal un valor máximo de 120/80 mm Hg. Para mantenerlo, es necesario seguir un estilo de vida saludable, siguiendo una dieta balanceada y una rutina de ejercicios moderada. Como ya indicamos, es importante realizarse chequeos periódicos para controlar que no haya fluctuaciones considerables.

 

Por otro lado, la presión arterial es elevada si se tiene una presión sistólica entre 120 y 129, y una diastólica menor de 80 mm Hg. Esto aún no se considera como un estado de hipertensión, pero está en camino a serlo si no se toman las medidas del caso.

 

La hipertensión en nivel 1 se produce cuando la presión sistólica fluctúa entre 130 y 139, y la diastólica se encuentra entre 80 y 89 mm Hg. En este estado, deberás seguir todas las indicaciones del doctor, quien probablemente te recomendará cambios en tu estilo de vida y podría considerar el uso de medicamentos.

 

Nos encontramos ante un estado de hipertensión en nivel 2 cuando los valores son de 140/90 mm hg o mayores. En estos casos, es muy posible que el médico considere una terapia que combine la mejora de estilos de vida y de alimentación, así como el uso de medicamentos.

 

El estado más grave es el de una crisis de hipertensión, que se produce cuando los valores son mayores a 180/120 mm Hg. Si obtienes estos resultados en una prueba casera, espera 5 minutos y vuelve a realizártela. Si estos valores persisten, acude a emergencia, ya que podrías estar sufriendo daño de algunos órganos.

 

¿Cómo controlar tu presión arterial?

Si bien hay factores que no dependen de nosotros, como el envejecimiento, los antecedentes familiares o el sexo (los hombres son más proclives a sufrir de hipertensión), hay otros que sí podemos controlar. Estos, como ya indicamos, se refieren sobre todo a nuestro estilo de vida y alimentación.

 

Por ejemplo, es importante evitar el tabaco o la exposición pasiva al cigarro. Si padeces diabetes, es necesario tenerla controlada, así como tu peso. Evita también el excesivo consumo de alcohol y procura estar en constante actividad física. Si quieres más consejos para tu salud, descarga nuestra guía de exámenes por sexo y edad.

Guia examenes por sexo y edad