Transformando la experiencia de la salud

Categoría | Maternidad
2017-10-23 11:54:21

¿Es seguro tomar medicamentos durante el embarazo?

Una mujer embarazada sabe que debe estar más atenta con todo lo que consume, por el bien propio y el de su bebé. Se sabe, por ejemplo, que el tabaco y el alcohol están totalmente contraindicados y que lo mismo sucede con algunos fármacos.

Y si bien la última palabra la debe tener el médico de cabecera, es bueno conocer aquellos medicamentos que, por regla general, pueden o no pueden consumirse. A continuación, te daremos algunos consejos sobre cuáles son los fármacos que puedes ingerir y aquellos que debes evitar.

 

¿Por qué no se permite el uso de medicamentos durante el embarazo?

 

Como ya indicamos, no todos los medicamentos están contraindicados. Sin embargo, aquellos que sí están prohibidos pueden suponer un riesgo para el bebé, sobre todo durante el primer trimestre del embarazo, cuando el feto empieza su proceso de formación.

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) clasificó los medicamentos según el riesgo que implican para el proceso de gestación. Los medicamentos tipo A son aquellos que pueden ingerirse con tranquilidad. Son seguros para el embarazo e incluso están prescritos para aportar más nutrientes a la mujer.

 

Los de tipo B, corresponden a los que aún no se ha comprobado que sean perjudiciales, pero tampoco se puede garantizar que sean inocuos. Por otra parte, los medicamentos de tipo C son aquellos sobre los que existe evidencia de que podrían ser dañinos; los de tipo D son los que definitivamente no pueden usarse.

tomar-medicamentos-durante-el-embarazo

Medicamentos que pueden consumirse

 

Debemos resaltar que el consumo de cualquier medicamento debe ser consultado previamente con el médico. Sin embargo, existe una serie de fármacos a los que se puede recurrir con tranquilidad. Estos son los de tipo A, entre los cuales están los analgésicos, para casos de dolor o inflamación.

 

Por otro lado, están los descongestionantes nasales, cuya acción es a nivel local. Sin embargo, no deben usarse más de 3 o 4 días seguidos, bajo riesgo de que causen rinitis. También pueden consumirse las pastillas para la tos, así como los antiácidos, si son derivados del aluminio y magnesio, y su formato es en pastillas para chupar.

 

Medicamentos que no se deben tomar

 

Aquí encontramos los medicamentos de la categoría C, como por ejemplo los antiinflamatorios no esteroides (el ibuprofeno, el naproxeno y la aspirina), ya que pueden alterar el flujo sanguíneo del feto. La aspirina, por ejemplo, aumenta la posibilidad de hemorragias durante el embarazo y el parto.

 

Los parches de nicotina también están contraindicados, ya que tienen sobre el feto un efecto similar al de fumar cigarrillos. Por otro lado, los antihipertensivos están relacionados con defectos renales del bebé. Los antidiabéticos secretagogos pueden provocar hipoglucemias (bajas del nivel de azúcar) y deben reemplazarse por insulina.

 

Por su parte, también deben evitarse los psicofármacos como el litio, las benzodiacepinas, el haloperidol, la olanzapina, entre otros. La futura madre tampoco debe consumir antibióticos ni medicamentos para bajar el colesterol como las estatinas, ya que se asocian a malformaciones de la tráquea, esófago o corazón.

Otros medicamento a evitar es la cortisona, que puede ocasionar que el bebé nazca con el paladar hendido; asimismo, los anticonceptivos orales, que podrían aumentar el riesgo de que el niño tenga síndrome de Down; el Omeprazol y el bicarbonato. Los medicamentos para patologías de la piel también están altamente contraindicados.

vacunacion-durante-el-embarazo

¿Puedes vacunarte estando embarazada?

 

Esto dependerá del tipo de vacuna. Los médicos recomiendan evitar las vacunas que utilizan virus debilitados, tales como la del sarampión, las paperas, la rubeola y la varicela. Hay otras vacunas que sí son recomendadas: la de la gripe (influenza) y la Tdap (tétanos, difteria y tos ferina acelular).

 

Alternativas a los medicamentos

 

Se recomienda a las futuras madres que, cuando se tienen pequeñas molestias, prueben infusiones y remedios naturales. Por ejemplo, contra las náuseas puede tomar una infusión de jengibre, y contra la acidez, las de manzanilla o poleo. Por otro lado, técnicas como la aromaterapia o la reflexología también son alternativas.

 

Todas estas son recomendaciones generales que debes tener en cuenta, pero como ya te indicamos, es tu médico quien tendrá la última palabra y a quien deberás consultarle acerca de lo que es bueno o no para tu salud y la de tu bebé. Si quieres más información interesante, descarga nuestra guía de la madre primeriza.

 

guia_madres_primerizas