Transformando la experiencia de la salud

Categoría | ABC
2016-04-12 00:00:00

Esclerodermia

¿Qué es?
La esclerodermia no es una enfermedad, es un trastorno reumático y autoinmune que destruye el tejido conjuntivo de la piel, los vasos sanguíneos, los músculos y los órganos del cuerpo. Dependiendo del tipo de esclerodermia, el paciente puede experimentar endurecimiento de la piel (esclerodermia localizada), así como la hinchazón y cicatrización de varios órganos del cuerpo como los pulmones, riñones, el estómago, corazón o del sistema intestinal (esclerodermia sistemática).
¿Cómo se ocasiona?
Actualmente, no se conoce cuál es la causa de la esclerodermia. Sin embargo, los estudios médicos sostienen que la esclerodermia en la mayoría de los casos afecta a mujeres de 30 a 50 años de edad y puede ser producida por la exposición a ciertas sustancias químicas como el polvo de sílice y policloruro de vinilo.
No obstante, se han registrado casos de una enfermedad mixta del tejido conjuntivo que, según los especialistas médicos, es generada por otras afecciones autoinmunitarias como el lupus o la polimiositis (inflamación de los músculos de la piel).
¿Cuáles son los síntomas?
La esclerodermia localizada genera lentamente el engrosamiento y endurecimiento de la piel de las manos y la cara; mientras que la esclerodermia sistemática afecta a distintas partes de la piel y órganos del cuerpo. En ambos casos, si el trastorno solo se localiza en la piel, el paciente puede presentar síntomas como cambio de color de los dedos de las manos y los pies ante los cambios de temperatura; pérdida del cabello; endurecimiento y tensión de la dermis de los dedos, las manos y los brazos; heridas en las puntas de los dedos y la piel de la cara se torna extremadamente tensa.
Si el trastorno abarca los músculos y órganos del cuerpo, el paciente puede tener síntomas tales como dolor, rigidez y entumecimiento de las articulaciones; tos y dificultad para respirar; estreñimiento y diarrea; problemas para ingerir alimentos; acidez gástrica e incontinencia fecal.
Tratamiento
No existe un tratamiento que cure la esclerodermia. Sin embargo, este trastorno reumático y autoinmune se puede controlar por medio de medicamentos como antiinflamatorios e inmunodepresores. Asimismo, la fisioterapia también ayudará a que el paciente recupere la flexibilidad de sus músculos y articulaciones.
No obstante, el médico es quien indicará el tratamiento a seguir luego que diagnostique la enfermedad a través un examen físico, presión arterial y exámenes de sangre.
¿Cómo se previene?
Lamentablemente no se puede prevenir la esclerodermia. Sin embargo, evitar la exposición a sustancias químicas como el polvo de sílice o el policloruro de vinilo pueden disminuir las posibilidades de desarrollar este trastorno.

Revisado por la Dirección Científica y Académica de Auna