Transformando la experiencia de la salud

Categoría | ABC
2016-04-12 00:00:00

¡ESTÁ QUE ARDE!

El estómago arde y uno se siente mal y comer lo desencadena o aumenta. A veces hasta tomar agua produce una sensación desagradable en el estómago. La gastritis es causante de esas molestias y otras más.
La gastritis es la inflamación de la mucosa gástrica causada por ejemplo, por la ingestión desmedida de analgésicos (se produce tanto por esta causa, que algunos declaran estar “recubiertos para proteger la mucosa gástrica”); por tener pésimos hábitos alimenticios, cometer excesos en el ingerir licor; se produce también por la infección que causa una bacteria llamada “Helicobacter pylori”, por desórdenes de la autoinmunidad y por otros motivos.
Es un examen médico el que ofrecerá el diagnóstico requerido y se podrá tratar la enfermedad. Esto tiene que hacerlo el médico pues los tratamientos “caseros” o el confiar en remedios que nos “recomiendan, porque son muy buenos”, lo que hará va a ser empeorar la situación (y la enfermedad) en lugar de ser una verdadera solución. Se ofrece todo tipo de fármacos para aliviar o curar la gastritis, pero usted confíe en su médico y la recomendación que él le ofrezca.
La gastritis, en resumen, se produce básicamente por excesos que inflaman la mucosa y lo mejor para evitarse “ardores” indeseados y malos momentos, es tratar de no comer en demasía y desordenadamente, evitando los condimentos, suprimiendo aquello que es irritante (como el ají o la pimienta). Trate de no comer alternadamente caliente y frío, no tome sus alimentos con apresuramiento y haga de sus comidas el momento placentero que ellas deben ser. La agitada vida moderna a veces nos impulsa a actuar de mala manera, saltándonos las comidas (que deben tomarse a horas regulares), o comiendo a toda velocidad, mientras se atienden otros asuntos.
No cometa tampoco el error de acostarse inmediatamente después de comer y recuerde siempre que su organismo tiene sus propios tiempos y ritmos, por lo que acelerarlos solo trae problemas y enfermedades… ¡como la gastritis!

Revisado por la Dirección Científica y Académica de Auna