Transformando la experiencia de la salud

Categoría | ABC
2016-04-12 00:00:00

ESTO NO ES “EL FIN DEL MUNDO”

El cáncer es una enfermedad que tiene estadísticas mortales altas. El cáncer se produce por el crecimiento descontrolado del número de células; las células del cáncer son también llamadas células malignas.
El cáncer puede aparecer en cualquier órgano o tejido. Existen muchos tipos de cáncer y cada uno tiene un tratamiento específico, siendo los médicos quienes diagnosticarán y recetarán lo que en cada caso se necesite. Los tratamientos y medicación solo pueden ser recetados por un médico que vigilará la evolución que ofrezca la enfermedad y actuará de la manera adecuada.
Cualquier cáncer no solo lo padece quien lo sufre, sino por extensión su familia y los que rodean frecuentemente al enfermo.
Es absolutamente necesario realizarse periódicamente exámenes médicos de descarte de cáncer. La ciencia avanza cada día y se perfeccionan los tratamientos que atacan a la enfermedad y pueden vencerla. Resulta de vital importancia tener una cultura de prevención, pues la detección temprana multiplica las posibilidades de curación y disminuye la mortalidad de la enfermedad.
La llamada metástasis es cuando la enfermedad avanza descontroladamente e invade diferentes partes del cuerpo.
El cáncer no distingue sexo, raza o edad; es muy importante que el paciente, siendo consciente de la enfermedad, la acepte y sepa perfectamente que todos los que lo rodean, parientes, amigos y médicos, están involucrados y de su lado para ayudarlo en una lucha que puede ser larga, pero que al final, valdrá los esfuerzos desplegados por todos.
El apoyo psicológico en el caso de esta enfermedad y sus diferentes manifestaciones es de capital importancia, porque se podrán presentar recaídas y las reacciones físicas frente a los tratamientos tienen que ser observadas y combatidas.
El cáncer no significa “el fin del mundo” y hay múltiples ejemplos de personas que, a pesar de sufrirlo, consiguen hacer su vida normal con los cuidados, ciertamente, que la enfermedad requiere. Depende siempre de la actitud con que el paciente encare la enfermedad. La mente positiva es de inmensa ayuda.
Revisado por la Dirección Científica y Académica de Auna