Transformando la experiencia de la salud

Categoría | Cuidado Íntimo
2017-01-02 15:52:44

Evita las infecciones vaginales más comunes con estos consejos

¿Sabes lo que son la candidiasis o la vaginitis? Oír de infecciones vaginales no es algo raro, ya que oímos de ellas hasta en anuncios de TV donde nos venden productos que podrían ayudar a ahuyentar este mal tan común; sin embargo, muchas jóvenes no tienen idea de lo que realmente es padecer de estas infecciones.

Tenemos una noticia para ti: las infecciones vaginales se presentan por diversos motivos, de maneras distintas y pueden afectar a cualquier mujer, sin importar su edad o actividad sexual. Aprender exactamente lo que son y cómo evadirlas, por las molestias que causan y los males que pueden producir si se prolongan, es lo que te contaremos aquí.

 

  1. ¿Qué son?

Las infecciones vaginales son producto de la alteración de la flora vaginal; la cual está compuesta de diversos microorganismos que tienen como objetivo mantener una acidez adecuada que evite que los gérmenes externos colonicen ahí.

 

Estas alteraciones pueden deberse a distintos factores que van desde la higiene, la ropa que usas o tu estilo de vida.

 

  1. Aprende a diferenciarlas

Para poder tratar las infecciones vaginales, hay que aprender a diferenciar una de otra, ya que cuentan con distintos síntomas y tratamientos. En general, existen tres tipos de infecciones en esta zona del cuerpo: las que son causadas por hongos, por bacterias o por virus.

 

  • Por bacterias: La alteración del balance entre las bacterias de la vagina es el principal causante de este tipo de infección. Se identifica por presentar un flujo vaginal anormal de color blanco o gris, con un olor muy fuerte.

 

Entre las principales infecciones de este tipo están:

  • La Vaginosis bacteriana
  • La Clamidia vaginitis

 

  • Por hongos: También conocido como cándida, esta es una de las causas más comunes de infección vaginal, debido a que todas las mujeres tienen -en una medida controlada- hongos en esta área del cuerpo.

 

Cualquier alteración del Ph puede generar la producción excesiva de este tipo de hongo, desencadenando una infección y presentando los siguientes síntomas: picazón, irritación y dolor al orinar.

 

  • Por virus: Además de la Clamidia – causada por bacterias-, las infecciones por virus también son transmitidas sexualmente. Las infecciones virales más populares de este tipo son: el virus del papiloma humano (VPH) y el herpes.

 

Unos de sus síntomas más comunes son las llagas en el cuello uterino y alrededores, y la aparición de verrugas en la vagina y el recto.

 

También existe lo que se conoce como Tricomoniasis, que es un tipo de infección causada por transmisión sexual ante el contagio de un parásito de este nombre. Los síntomas que presenta son secreciones de color amarillentas o verdosas, olor a moho y ardor.

 

Por último, la Vaginitis no infecciosa; a pesar de no tratarse de una infección, este tipo de mal ocurre cuando utilizas productos demasiado fuertes para la limpieza de la zona vaginal. Su único diagnóstico es el ardor en dicha zona del cuerpo.

 

  1. Cómo prevenirlas

Para evadir este tipo de mal, se deben adquirir hábitos que involucren desde nuestra forma de vestir, asearnos y alimentarnos. Entre ellos, están:

 

  • Evita utilizar ropa interior de materiales sintéticos, pues retienen el calor y la humedad.
  • Utiliza ropa interior de algodón.
  • Evita los productos fuertes para la higiene de la zona vaginal.
  • Evita las duchas vaginales; estas causarán irritación y eliminan las bacterias saludables.
  • No tengas relaciones sexuales sin protección.
  • Cuida tu peso; pues la obesidad puede llevar a tener infecciones vaginales por hongos.
  • Hazte exámenes ginecológicos completos al menos una vez al año.

 

  1. Recomendaciones

Si tienes una infección vaginal o sospechas tener una, acude a un especialista en ginecología que te pueda diagnosticar correctamente la causa de esta infección para indicarte un tratamiento. Para ello, es necesario que estés atenta a los síntomas como el color y la cantidad del flujo, el olor y el tipo de sensación que causa malestar.

 

Como conclusión; las infecciones vaginales no están necesariamente relacionadas a enfermedades de transmisión sexual; se trata de alteraciones que sufre la flora vaginal y permiten el ingreso de gérmenes o micro organismos patógenos que causan malestar. Prevenirlas es tarea de cada una, donde se debe cambiar los hábitos y hacerlos más saludables.
suscribete mejores consejos de salud