Transformando la experiencia de la salud

Categoría | ABC
2016-04-12 00:00:00

Fascitis de la planta del pie

¿Qué es?
La fascitis plantar es la inflamación del tejido grueso que existe en la parte inferior del pie, conectando el hueso calcáneo a los dedos y que forma el arco del pie.
¿Cómo se ocasiona?
Ocurre igualmente en hombres y en mujeres, pero sobre todo afecta generalmente a hombres entre los 40 y 70 años o que despliegan mucha actividad; y también a quienes son corredores o maratonistas.Suele suceder que la planta del pie se sobrecarga o estira demasiado, haciendo difícil el caminar por el dolor que produce; también puede ocurrir por obesidad o un aumento repentino de peso; porque existen problemas con el arco del pie (pie plano o también el arco plantar alto); porque el tendón de Aquiles está tenso; por el uso de calzado con soporte de arco deficiente o suelas excesivamente blandas.
¿Cuáles son los síntomas?
Síntomas que pueden aparecer indicando que hay fascitis plantar, son que la planta del pie arde o duele. Hay dolor y rigidez en la parte baja del talón. El dolor es mayor en las mañanas, al empezar a andar; al subir escaleras; luego de pararse o estar sentado por un rato; también después de gran actividad.
El dolor puede desarrollarse lentamente, poco a poco, o de pronto, sin “previo aviso”.
Tratamiento
Si hay síntomas se debe acudir a un médico especialista, para que haga el diagnóstico correspondiente y recete lo necesario para el caso y descarte otras posibles dolencias o problemas.
Para el dolor y la inflamación hay que consultar al médico que recetará lo conveniente.
Se puede tratar con ejercicios de estiramiento del talón y el pie (que el médico indicará); tratar de descansar una semana, por lo menos; aplicar hielo al área adolorida, dos veces al día por unos quince minutos, los primeros días; hay que usar calzado adecuado con buena amortiguación y soporte o ensayar con plantillas para los zapatos.
¿Cómo se previene?
La fascitis plantar puede prevenirse usando el calzado adecuado, que sea cómodo, brinde un buen soporte y la amortiguación correcta. Nunca se debe correr (si se es maratonista o deportista de pista) con zapatillas gastadas, incómodas o sin haber hecho calentamiento previo que involucre los pies.