Transformando la experiencia de la salud

Categoría | Gral
2016-04-12 00:00:00

Haga caso al aviso

El dolor es un aviso de que algo pasa en nuestro cuerpo.
Un aviso de que algo no anda bien y sería bueno prestarle atención. Muchas veces no le damos la debida importancia y creemos que con solo tomar un analgésico ya está solucionado. El analgésico alivia el dolor pero no cura el origen de este. El organismo se llega a “acostumbrar” a los analgésicos y además de no conocer la raíz del problema, los fármacos pueden hacer menos efecto cada vez.
Haga caso a su cuerpo. Cuando le avise, atienda. Si los avisos son reiterados es mejor que vea a un médico. Al examinarlo, él, mejor que nadie, sabrá que es lo que provoca ese dolor, y le pondrá remedio.
Revisado por la Dirección Científica y Académica de Auna