Transformando la experiencia de la salud

Categoría | ABC
2016-04-12 00:00:00

Hemorroides

¿Qué es?
Las hemorroides son venas hinchadas y que duelen, situadas en la parte baja del recto o del ano. Pueden ser de dos clases: Hemorroides Internas, que aparecen dentro del ano, donde comienza el recto y Hemorroides externas que aparecen en el ano y pueden colgar fuera del cuerpo.
¿Cómo se ocasiona?
Por el aumento de la presión en las venas del ano, siendo lo más común que las causen el esfuerzo que se realiza durante la defecación, el estreñimiento, las infecciones anales, el estar sentado durante períodos prolongados, o algunas enfermedades como la cirrosis hepática. Las hemorroides son corrientes durante el embarazo y luego del parto.
¿Cuáles son los síntomas?
El prurito anal (picazón). El dolor en el ano, sobre todo si se está sentado. La aparición de una o más protuberancias sensibles y duras cerca del ano. Sangre roja y brillante al limpiarse, en el papel higiénico; en el inodoro o en las heces. Dolor mientras se defeca.
Tratamiento.
Ante la presencia de cualquiera de los síntomas descritos hay que consultar a un médico.
Si bien se venden libremente varios específicos para las hemorroides, lo indicado es acudir a un profesional médico y que éste recete.
Se puede aliviar la picazón caseramente, con agua de hamamelis (producto natural que se obtiene de las hojas del Hamamelis), aplicada con motas de algodón en el ano. Hay que evitar el uso de papel higiénico de colores o con perfumes, empleando en vez de ello toallitas para bebés. Se debe usar ropa interior de algodón. No rascarse el área afectada. Los baños de asiento por 15 minutos, en agua tibia, pueden hacer que el paciente se sienta mejor. Si no hay mejoría, probablemente el médico recomiende una intervención.
¿Cómo se previene?
Se recomienda tomar al menos 2 litros de agua diariamente, evitar las comidas muy sazonadas, grasas o picantes. No permanecer largo rato intentando defecar y no obligarlo. Ingerir fibra a través del consumo de pan integral, frutas y verduras. Mantener un peso adecuado. Evitar el ser sedentario, haciendo ejercicio al menos tres veces por semana, para que mejore la circulación. Mantener la higiene del ano.
Revisado por la Dirección Científica y Académica de Auna