Transformando la experiencia de la salud

Categoría | ABC
2016-04-12 00:00:00

Hipoglucemia

¿Qué es?
Es cuando hay poca glucosa (una forma de azúcar) en la sangre. El cuerpo necesita de esta azúcar para producir energía. Normalmente, cuando el azúcar en la sangre empieza a bajar, una hormona indica al hígado que libere la glucosa almacenada (y que el organismo extrae de los alimentos); cuando eso pasa se eleva el nivel de azúcar en la sangre. Si no sucede así, es que hay hipoglucemia, también conocida como hipoglicemia.
“Hipo” significa “escasez de” o” falta de”.
¿Cómo se ocasiona?
Cuando se tiene diabetes, la hipoglucemia puede ser producida como un efecto secundario, por las medicinas que se toman para la enfermedad. En quienes no son diabéticos, la baja de azúcar en la sangre azúcar puede ser producida por algún medicamento, por enfermedades o problemas con las enzimas, hormonas o por tumores.
¿Cuáles son los síntomas?
Entre los síntomas de la hipoglucemia se puede mencionar el hambre, así como también la dificultad para articular bien las palabras y hablar; pueden existir mareos, confusión o una sensación generalizada de debilidad o ansiedad.
Tratamiento
En el caso de enfermos de diabetes, hay que consultar al médico y revisar las indicaciones de medicamentos. Si es que se repite con frecuencia, lo más probable es que el médico haga cambios en el régimen de medicamentos. Comer o beber algo que contenga carbohidratos, será de utilidad inmediata. Lo importante es mantener el control de la cantidad de azúcar en la sangre, mediante mediciones periódicas, realizando los ajustes alimentarios que se necesite y cumplir con lo indicado por el médico.
Si sucede en una persona que no sufre de diabetes, lo primero que hay que hacer es acudir al médico, quien seguramente indicará la realización de análisis para descartar la enfermedad y estos ayudarán a descubrir la causa de la hipoglucemia. Él recetará el tratamiento conveniente.
¿Cómo se previene?
Lo mejor es llevar un control muy estricto de la alimentación y sus horarios. En el caso de realizar ejercicio físico, no hay que exagerar ni someter al cuerpo a una demanda desmedida. Siempre hay que tener a la mano un alimento azucarado por si se presentara algún episodio de hipoglucemia.
Hay que acostumbrarse a preparar las comidas de la forma más balanceada posible, evitando “saltarse” ninguna en el consumo diario. El médico o el dietista ayudarán a formular las mejores combinaciones, tanto si se sufre de diabetes, como si no, para mantener un nivel óptimo de glucosa en el organismo.