Transformando la experiencia de la salud

Categoría | ABC
2016-04-12 00:00:00

Ictericia

¿Qué es?
La ictericia no es una enfermedad, sino un signo clínico de una afección al hígado que se caracteriza por el aumento de la bilirrubina (sustancia de color amarilla que el cuerpo produce para recomponer los glóbulos rojos), la cual genera la alteración de la pigmentación de la piel, las mucosas y los ojos, los cuales se tornan de color amarillo.
¿Cómo se ocasiona?
La ictericia es causada por afecciones hepáticas que provocan el incremento de la producción de glóbulos rojos que, posteriormente, tienen que ser degradados y recompuestos por la bilirrubina.
No obstante, la ictericia es más común y menos peligrosa en bebés debido a que los glóbulos rojos de los recién nacidos tienen una vida más corta. Ello quiere decir que una mayor cantidad de bilirrubina pasará por el hígado del bebé. Además, el hígado de un bebé no es lo suficientemente maduro para procesar las cantidades adicionales de bilirrubina.
¿Cuáles son los síntomas?
La ictericia es un síntoma de una afección hepática o incorrecto funcionamiento del hígado y se caracteriza por el color amarillento de la piel, las mucosas y los ojos; y sensación de cansancio extremo.
Tratamiento
Debido a que la ictericia no es una enfermedad, sino un síntoma de una afección, el tratamiento varía dependiendo del tipo de enfermedad que genera la ictericia.
Sin embargo, si la ictericia afecta al recién nacido y el nivel de bilirrubina no es muy alto, es probable que el bebé no requiera de algún tipo de tratamiento y solo necesite consumir más dosis de leche materna.
En el caso que la bilirrubina aumente muy rápido, el recién nacido puede requerir terapia con luz o fototerapia para ayudar a descomponer la bilirrubina acumulada en la piel y cuerpo del bebé.
No obstante, el médico es quien debe indicar el tratamiento a seguir luego de diagnosticar qué es lo que produce la ictericia.
¿Cómo se previene?
Debido que la ictericia, en la mayoría de los casos, es un síntoma que se presenta en los recién nacidos, se puede prevenir por medio de pruebas de sangre para detectar anticuerpos inusuales en las embarazadas y por ende, tomar las medidas médicas que indique el especialista.

Revisado por la Dirección Científica y Académica de Auna