Transformando la experiencia de la salud

Categoría | ABC
2016-04-12 00:00:00

Jaqueca

¿Qué es?
La jaqueca o migraña es una afección que consiste en fuertes dolores de cabeza, malestar, fotofobia (intolerancia a la luz) e intolerancia a los sonidos fuertes. Es un tema recurrente que suele inutilizar al enfermo y le impide realizar normalmente las tareas más sencillas.
¿Cómo se ocasiona?
La migraña puede presentarse por primera vez entre los 10 y los 45 años. Puede originarse por actividad cerebral anormal, desencadenada por muchos factores; sin embargo, la cadena exacta de eventos sigue sin aclararse. Generalmente una jaqueca o migraña se desencadenan por la acción de luces muy brillantes o ruidos de alto volumen, que son percibidos por el cerebro causando una reacción negativa, dolorosa y que puede tener una duración larga. También puede producirse por el alcohol, estrés o la ansiedad.
¿Cuáles son los síntomas?
Las alteraciones en la visión que pueden incluir Un punto de ceguera temporal, visión borrosa, dolor ocular, ver estrellas o líneas en zigzag o visión de un túnel, pueden ser signos de alarma de que una migraña se va a producir, aunque no todas las personas con migraña lo experimentan.
El dolor de cabeza puede ser sordo (sin ser muy intenso se muestra insidioso o continuo y es difícil de describir o localizar.), o puede presentarse dolor severo que puede afectar a uno de los dos lados de la cabeza, aunque ocasionalmente en toda la cabeza.
El paciente tiene intolerancia a los sonidos y a la luz.
Tratamiento
No existe una cura específica para las jaquecas o migrañas. El objetivo es tratar los síntomas de la migraña de inmediato y prevenir dichos síntomas evitando o alterando los factores desencadenantes. Adicionalmente, hay que aprender a manejar las cefaleas tensionales en casa. Llevar un control diario del dolor de cabeza puede ayudar a identificar los factores desencadenantes de éste. Luego, usted y su médico pueden planear cómo evitar estos desencadenantes. Si padece migrañas frecuentes, el médico puede prescribirle medicamentos para reducir el número de ataques. No se debe olvidar que se debe acudir a un especialista quien decidirá cómo manejar la enfermedad.
Los remedios caseros, así como la medicación sin receta profesional se deben evitar, porque el diagnóstico y tratamiento médico son mucho más seguros que las “recomendaciones” bienintencionadas.
¿Cómo se previene?
Es muy difícil de prevenir, hay que tratar de identificar los factores desencadenantes y tratar de evitarlos.

Revisado por la Dirección Científica y Académica de Auna