Transformando la experiencia de la salud

Categoría | Nutrición
2016-04-12 00:00:00

La comida importante

Hay una comida al día que es muy importante y sin embargo no lo vemos así a veces.
La vida diaria con su velocidad nos hace olvidar que un BUEN DESAYUNO es esencial para empezar. Nuestro cuerpo, como cualquier maquinaria, necesita combustible para funcionar y hacerlo bien. Después del sueño nocturno, digamos que de ocho horas, nos enfrentamos con un nuevo día en el cual nuestro organismo tiene que funcionar adecuadamente tanto física como intelectualmente. Entonces el cuerpo requiere de “combustible”. Eso es el desayuno.
No se trata de abundancia, sino de comer lo correcto: tenemos que recuperar energías que vamos a ir “gastando” durante la mañana.
El desayuno balaceado hará que rindamos al 100%. Un jugo de fruta, algo de lácteos como queso o yogur, alguna infusión, una fruta fresca y si se quiere algún cereal nos van a “poner las pilas” aunque al principio no lo notemos.
Un buen desayuno, es bueno repetirlo, no significa cantidad sino calidad. Debemos acostumbrar a nuestro organismo a disponer de “combustible” para empezar, luego de horas de ayuno. Contra lo que suele suceder, consumir un buen desayuno no solo es importante sino decisivo para un óptimo desempeño personal.
Muchas veces se omite el desayuno o se lo reduce a una taza de café o un jugo bebido apuradamente. Esto además de incorrecto, es dañino, porque además de “cargar combustible” debemos hacerlo tranquilamente. Hay que tener en cuenta que estamos empezando el día y los apresuramientos aquí, no conducen a nada bueno.
Esto nos tiene que hacer pensar que necesitaremos tiempo. Este, como un desayuno “reparador” es muy importante. La salud siempre es lo primero.
Revisado por la Dirección Científica y Académica de Auna