Transformando la experiencia de la salud

Categoría | Gral
2016-04-12 00:00:00

¿Canas y dientes son accidentes?

Se dice que tener canas y perder los dientes son accidentes propios de la edad.
Es cierto que el cabello se irá volviendo blanco conforme pasen los años y la dentadura necesitará un buen mantenimiento, pero el pelo canoso, dicen, confiere distinción y con respecto a la caída de los dientes, si sucede, lo único que podemos decir es que no se les ha cuidado como merecían.
Los dientes y las muelas forman parte muy importante de la función de comer: aquella que nos permite estar vivos.
Desde niños, cuando aparece la primera dentadura o “de leche”, es de suma importancia que se tenga un cuidado especial sobre estas pequeñas maravillas que nos van a permitir cortar, desgarrar, triturar y moler los alimentos, para que puedan ser procesados por el organismo y convertirse en alimento nutritivo.
La higiene dental debe practicarse desde la niñez y primero será la madre quien limpie los dientes del hijo, quien luego tendrá que aprender a hacerlo por sí solo.
Es importante visitar al dentista aun cuando la dentadura sea primeriza y no se haya cambiado a la que será definitiva. No se trata de curaciones (a veces sí), pero sin embargo el profesional podrá evaluar correctamente como se desarrollan órganos tan importantes y de los que uno se acuerda solo cuando hay algún problema y duelen.
La visita al dentista, el médico altamente especializado en la dentadura (tanto es así que existen las facultades universitarias de odontología) generalmente es postergada por un temor que no tiene razón alguna de ser. Mientras más se demore el paciente y no se atienda la dentadura dándole el mantenimiento necesario, los problemas pueden aparecer o agravarse, deteriorando la salud. Los dientes y su estado influyen mucho en ella.
Hay que cepillarse la dentadura después de cada comida, usando hilo dental entre las piezas para eliminar restos que pudieran quedar adheridos. El cepillado tiene que hacerse en forma horizontal y vertical y por ambas caras de los dientes, usando una crema que puede ser comprada libremente. El cepillo, de preferencia, no debe ser muy duro, existiendo en ellos diferentes marcas comerciales. Hay también diversas marcas de enjuagues bucales, con variadas composiciones que sirven principalmente para ayudar a la limpieza de la boca y a prevenir el mal aliento.
Es conveniente, durante la vida, visitar al dentista por lo menos una vez al año y mantener una dentadura sana. No hay que pensar que si faltan los dientes es accidente, significa que no se ocupa de ellos, ¡preocúpese!