Transformando la experiencia de la salud

Categoría | Médico de Cabecera
2017-03-23 18:16:18

La mujer y la diabetes: síntomas y recomendaciones

Con una vida tan agitada, muchos no pueden evitar comer cosas sencillas pero con altos niveles de azúcares y grasas que, si bien nos quitan el hambre, nos perjudican.

El ritmo al que se mueve la sociedad, ha provocado que la diabetes se convierta en uno de los males más comunes de la actualidad, afectando a quien lleve un estilo de vida desordenado, independientemente de su edad o género.

 

Diabetes en mujeres

La diabetes ocurre cuando hay un nivel tan alto de glucosa en nuestra sangre que, nuestro cuerpo no puede producir correctamente insulina, hormona producida por el páncreas para regular nuestro nivel de azúcar.

 

Hoy, está comprobado que la diabetes afecta mucho más en las mujeres que en los hombres y que, al mismo tiempo las muertes por esta enfermedad, se dan con mayor frecuencia en el género femenino; pero, ¿a qué se debe esto?

 

Una investigación realizada por la Universidad de Queensland, en Australia, señaló que esto sucede porque los frecuentes cambios hormonales de las mujeres en edad fértil, durante la gestación y en la menopausia, le provocan mayor dificultad para controlar sus niveles de glucosa.

 

Al mismo tiempo, este incremento de azúcar en la sangre hace que los vasos sanguíneos se vean afectados y así, una mujer con diabetes tendrá un 154% de probabilidades de sufrir una enfermedad coronaria y 44% de padecer de un mal en los riñones.

 

Síntomas comunes

Muchos de los síntomas en la diabetes son los mismos, tanto para las mujeres como para los hombres; entre los más comunes, están los siguientes:

 

  • El incremento de sed y hambre.
  • Ir al baño con frecuencia.
  • Perder o ganar peso de manera repentina.
  • Sentir cansancio de manera permanente.
  • Tener la visión borrosa.
  • Que las heridas sanen con lentitud.
  • Sensación de nauseas.
  • Tener infecciones en la piel.
  • Manchas oscuras en la piel, en algunos casos presentan arrugas.
  • Aliento fuerte con olor dulce o de acetona.

 

Aun así, hay ciertos síntomas de la diabetes que sólo se hacen presentes en las mujeres, y estos incluyen:

 

  • Infección urinaria.

 

Factores de riesgo

Según el estudio LADYDIAB, hecho por la fundación Red de Grupos de Estudio de la Diabetes (RedGDPS0), una de las principales razones por las que una mujer puede tener mayor incidencia de padecer  diabetes, es el hecho de que ocurran cambios hormonales tan repentinos en el cuerpo femenino en ciertas etapas clave mientras se padece de sobrepeso y desórdenes alimenticios.

 

Por otro lado, otros factores que podrían influir en la aparición de la diabetes en la mujer, son los siguientes:

 

  • Contar con un pariente cercano que haya tenido diabetes.
  • Haber tenido un bebé con sobrepeso.
  • Haber sufrido de diabetes gestacional.
  • Tener altos niveles de colesterol.
  • La falta de actividad física.
  • Tener problemas con la insulina.

 

La diabetes en el embarazo y la menopausia

Como se mencionó previamente, los cambios hormonales en el cuerpo femenino podrían provocar que la diabetes aparezca en cualquier etapa de la vida de una mujer; sin embargo, hay dos momentos en los que estas probabilidades se incrementan.

 

  • El embarazo: Aproximadamente 9.2% de embarazos en el mundo incluyen lo que se conoce como diabetes gestacional. Esto, ocurre debido a que los cambios hormonales provocan cambios en los niveles de insulina, resultando en algunas ocasiones insuficiente.
  • La menopausia: La baja en la producción de hormonas femeninas, provoca que el control de la glucosa en la sangre cambie, incrementando la sensibilidad de la insulina y el aumento de peso, trayendo consigo la probabilidad de sufrir diabetes.

 

Recomendaciones generales:

Sea que quieras prevenir la diabetes o padezcas de diabetes, en cualquier caso, una buena manera de controlarla o evitarla es haciendo cambios en tu estilo de vida:

 

  • Evita consumir alimentos con elevados niveles de azúcar, como, por ejemplo, gaseosas.
  • Sigue una dieta saludable que incluya verduras, frutas y granos integrales que le aporten fibra a tu cuerpo.

 

Asimismo, no olvides realizarte un chequeo médico general al año, para poder verificar que tus niveles de glucosa y tu peso se encuentran dentro de lo adecuado para evitar futuras complicaciones.