Transformando la experiencia de la salud

Categoría | Nutrición
2016-04-12 00:00:00

Las frutas del sol

No hay como la fruta en verano, pero la naranja ha conquistado su sitial y se la ve por todas partes: redondas, de color brillante (su nombre nombra al color), jugosas, dulces, riquísimas.
La naranja es una fruta para todo el año, pero especialmente deliciosa en verano.
Tiene un alto contenido de vitamina C (100 gramos de la fruta contiene hasta el 90% de las necesidades diarias del organismo de esta importante vitamina) es rica en fibra y azúcares simples, lo que la hace idealmente buena para la salud. Posee un perfume muy agradable y los azahares, las blancas flores de su árbol (que son las mismas del limonero) y cuyo nombre proviene del árabe que significa “flor”, son tradicionalmente las flores que las novias usan como adorno.
Las más conocidas variantes son la “de comer” y la “de jugo”.
Apreciamos su sabor en el tradicional jugo que es muy popular y ampliamente consumido en todo el mundo (no se concibe un desayuno norteamericano sin un vaso de “orange juice”), y que resulta verdaderamente refrescante. Las naranjas, comidas directamente en su variedad correspondiente, son asimismo una exquisitez.
La naranja tiene efectos antioxidantes y por donde se la mire, es un ingrediente “redondo” para tener un verano más refrescante y saludable.
A la hora de comer, una ensalada de frutas es impensable sin ella y es una fruta que está al alcance de todo bolsillo.
Las personas diabéticas deben consumirlas moderadamente, porque las naranjas contienen azúcar, pero pueden combinarse muy bien en una dieta con otros alimentos saludables.
A la naranja se la conoce desde la antigüedad y ha acompañado al ser humano, endulzando y refrescando su camino por diferentes continentes. Algunos creen ver en las “doradas manzanas” del mitológico Jardín de las Hespérides(las tres hijas de Atlas, condenado a sostener al globo terráqueo sobre sus hombros al ser derrotado por Zeus),situado en las islas Canarias, a las naranjas: la fruta que volvía inmortal a quien la comiera.
No será para tanto, pero ¡qué bien caen unas naranjas o su jugo en un verano caluroso como este! Las naranjas son una de nuestras más sanas costumbres.
¡Salud con un buen vaso de jugo de naranja; verdadera salud!