Transformando la experiencia de la salud

Categoría | Nutrición
2016-04-12 00:00:00

La grasa "buena"

Muchas veces escuchamos decir que el consumo de grasas es perjudicial para mantener un peso saludable y nuestra salud. Sin embargo, las grasas son un nutriente esencial, indispensable para el buen funcionamiento de nuestro organismo. Junto con los hidratos de carbono, las grasas son una de las principales fuentes de energía de nuestro cuerpo. Entre las funciones de las grasas en el organismo se encuentra la construcción de las membranas de las células, el tejido nervioso y las hormonas. Los ácidos grasos contenidos en este tipo de nutriente permiten el desarrollo y crecimiento de los niños. Las grasas también ayudan a transportar las vitaminas A, D, E y K, regulan el control de la presión arterial y favorecen la reducción de los niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre.
Si bien se trata de un nutriente esencial para el organismo, es importante consumir grasas de una forma moderada, para evitar el sobrepeso, la obesidad y los problemas que esta genera. El tipo de grasa que se consuma también es indispensable para la buena nutrición.
Las grasas saludables son las llamadas grasas insaturadas, las cuales se encuentran en alimentos de origen vegetal como la palta, la soya, la linaza, el maní y el aceite de oliva, de maíz o de girasol. Los pescados de carne oscura como el atún, el bonito, la sardina, la caballa y el salmón, también son fuentes ricas en ácidos grasos saludables, como el Omega 3.
Es importante limitar o evitar, por otro lado, el consumo las llamadas grasas saturadas, que principalmente se encuentran en los alimentos de origen animal como la mantequilla, quesos y leche entera, carnes grasosas así como en el aceite de coco y de palma. Este tipo de grasas elevan los niveles de colesterol LDL, llamado colesterol “malo”, cuyo consumo en exceso aumenta el riesgo de enfermedades coronarias y de accidentes cerebro vascular, además de otros problemas como la obesidad y sus consecuencias. Las frituras, los productos comerciales horneados como galletas y pasteles, también contienen altos niveles de grasas saturadas por lo que es importante eliminarlos de la dieta o reducir su consumo a un 10% del total de su ingesta nutricional diaria.
La grasa aporta nueve calorías por gramo, más del doble del valor calórico de otros nutrientes fundamentales como las proteínas y los carbohidratos, los cuales aportan 4 calorías por gramo. Por ello, es importante medir su consumo para no exceder la cantidad ideal de ingesta calórica diaria y prevenir el sobrepeso.