Transformando la experiencia de la salud

Categoría | ABC
2016-04-12 00:00:00

Las neurotoxinas son la muerte

Literalmente, las neurotoxinas que son sustancias capaces de alterar el funcionamiento nervioso, provocan la muerte y son producidas por la bacteria Clostridium Tetani que suele hallarse en el suelo en muchos lugares, en las heces de animales determinados, en los sedimentos marinos, los metales oxidados y en elementos orgánicos. Esta bacteria provoca la enfermedad llamada tétanos o tétano, que como se dijo, resulta mortal si no es tratada a tiempo por medio de la vacuna antitetánica que previene del mal.
Las situaciones de riesgo que permiten contraer la enfermedad son muy variadas, porque la bacteria penetrará en el cuerpo a través de las heridas abiertas, por contacto con clavos oxidados, objetos punzo cortantes metálicos que presenten rastros de óxido y otros similares (cuchillas, latas, trozos de alambre, grapas y un largo etcétera). La bacteria infectará heridas por el contacto de estiércol contaminado, la tierra o por mordeduras de animales como el perro. Es de suma importancia que cualquier herida deba limpiarse perfectamente, eliminando la fuente de la toxina.Se debe quitar los tejidos muertos y dejar la herida expuesta al aire, pues el oxígeno mata a las bacterias anaeróbicas.
El tétanos produce al comienzo, como síntomas, espasmos leves en los músculos de la mandíbula que se extienden y crecen en intensidad, afectando el cuello, la espalda, el tórax y los músculos abdominales. Los espasmos suelen causar problemas para respirar y otros más. Es posible que haya fracturas o desgarros musculares por esta causa. Se presenta excesiva sudoración, babeo y fiebre. Ocurre la emisión incontrolada de orina y la defecación también sin control alguno. Hay dificultad para tragar, espasmos en manos y pies e irritabilidad. Todo lo anterior es signo de que la temible enfermedad ha avanzado y ha llegado al grado de ser trágicamente irreversible.
Cuando se sospeche de cualquier situación que entrañe peligro como un corte hecho en el momento con una lata, por ejemplo o el contacto de una herida preexistente y abierta con estiércol, tierra, basura o algún deshecho que permita la actuación de esta bacteria, se debe acudir de inmediato a un médico, para que aplique la vacuna antitetánica, que es la única posibilidad de salvación frente a una muerte que es prácticamente segura.
Debe prevenirse mediante la vacunación. Es recomendable reforzar la vacuna cada 10 años. Se vacuna cuando el paciente ha sufrido un pinchazo, una herida o corte y no se sabe si está vacunado.