Transformando la experiencia de la salud

Categoría | ABC
2016-04-12 00:00:00

Leishmaniasis

¿Qué es?
La leishmaniasis es una enfermedad que afecta la piel y las mucosas y en casos graves, al sistema inmunológico del cuerpo.
Esta enfermedad puede ser de dos tipos: leishmaniasis cutánea, cuando la picadura solo afecta la piel del paciente; y leishmaniasis sistémica, cuando afecta la piel y los órganos del cuerpo del paciente.

¿Cómo se ocasiona?
La leishmaniasis cutánea y sistémica o visceral es ocasionada y trasmitida por la picadura de los flebótomos hembras o mosquito simúlido hembra, que habitan en los climas tropicales y en los terrenos arenosos o húmedos.
¿Cuáles son los síntomas?
Los síntomas de leishmaniasis cutánea pueden incluir problemas para respirar, heridas en la piel que sanan lentamente, sangrado nasal, fatiga, sensación de debilidad, vómitos, aumento de la temperatura corporal y úlceras en el aparato digestivo.
En el caso de la leishmaniasis sistémica o visceral, los síntomas pueden abarcar dolor abdominal, sudoraciones, piel escamosa y oscura, pérdida de peso.
Tratamiento
Ambos tipos de leishmaniasis se tratan con medicamentos que tienen un compuesto que se llama antimonio. Asimismo, los pacientes que hayan sufrido alteraciones en la piel a causa de la picadura del insecto, es muy probable que necesiten de una cirugía plástica.
En el caso que el paciente haya padecido leishmaniasis viral resistente a los medicamentos es muy probable que requiera la extirpación del bazo.
¿Cómo se previene?
La única forma de prevenir la leishmaniasis es evitando las picaduras de los flebótomos.
Para prevenir dichas picaduras es importante que la persona tome medidas de seguridad como la colocación de mallas en las ventanas de la casa, el uso de repelentes y ropa protectora.
Revisado por la Dirección Científica y Académica de Auna