Transformando la experiencia de la salud

Categoría | ABC
2016-04-12 00:00:00

Linfoma No Hodgkin

¿Qué es?
El linfoma no Hodgkin (LNH) es un cáncer que afecta a los glóbulos blancos también llamados linfocitos, que forman parte del sistema inmunológico del organismo.
Los linfocitos se encuentran en los ganglios linfáticos, el bazo, el hígado y la médula ósea.
¿Cómo se ocasiona?
Según los últimos estudios médicos, la causa exacta del linfoma no Hodgkin se desconoce. Sin embargo, las personas que tienen un sistema inmunológico debilitado son más propensas a desarrollar este tipo de cáncer.
¿Cuáles son los síntomas?
Los síntomas ocasionados por el linfoma no Hodgkin varían de acuerdo a qué parte u órgano del cuerpo está afectado por el cáncer. No obstante, los síntomas comunes incluyen sudoración fría y abundante, pérdida de peso, aumento de la temperatura corporal, sensación de picazón en el cuerpo, inflamación de los ganglios linfáticos del cuello, las axilas o la ingle, dolor abdominal o dificultad para respirar.
Tratamiento
El tratamiento a seguir dependerá de cuan avanzado está el cáncer, lo que permitirá conocer si se ha diseminado a otros órganos.
Para ello, el especialista podrá hacer un examen físico para determinar una posible inflamación de los ganglios, ordenar una biopsia de los ganglios linfáticos y de la médula ósea, pruebas de sangre o tomografía del tórax y el abdomen.
No obstante, el oncólogo será quien indique el tipo de tratamiento a seguir luego de diagnosticar y evaluar el avance del linfoma no Hodgkin.
El tratamiento puede abarcar la radioterapia, cuando el cáncer esta focalizado en un área específica, o la quimioterapia, cuando el cáncer se ha extendido a otras partes del cuerpo.
¿Cómo se previene?
Lamentablemente, no se puede prevenir el linfoma no Hodgkin. Sin embargo, la forma más eficiente para disminuir el riesgo de linfoma no Hodgkin consiste en tratar de prevenir los factores de riesgo, como la deficiencia inmunológica. Asimismo, algunos estudios médicos sugieren evitar la obesidad y el consumo excesivo de grasas porque pueden aumentar el riesgo de desarrollar linfoma no Hodgkin.
Revisado por la Dirección Científica y Académica de Auna