Transformando la experiencia de la salud

Categoría | ABC
2016-04-12 00:00:00

Linfoma

¿Qué es?
El linfoma es un cáncer que afecta el sistema linfático, que a su vez forma parte de nuestro sistema inmunológico, responsable de generar las defensas de nuestro cuerpo contra las enfermedades. El linfoma genera la proliferación maligna de los linfocitos o glóbulos blancos, los cuales se aglomeran dentro de los ganglios linfáticos, aunque también pueden crecer en los tejidos del hígado y el bazo, la médula espinal o extenderse a cualquier órgano del cuerpo a través de la sangre. Existen dos tipos de linfomas, el linfoma de Hodgkin o Enfermedad de Hodgkin y los linfomas no Hodgkin. La diferencia radica en el tipo de linfocito al que afecta la enfermedad.
¿Cuáles son las causas?
Si bien aún no se conocen con certeza las causas del origen de los linfomas, las investigaciones han relacionado algunos tipos de la enfermedad con determinados virus y bacterias. Igualmente, la ciencia ha identificado ciertos factores de riesgo para la aparición de la enfermedad, como el funcionamiento deficiente del sistema inmunológico, así como el consumo de medicamentos inmunosupresores.
¿Cuáles son los síntomas?
El signo más común de la enfermedad es el aumento del tamaño de los ganglios linfáticos, los cuales pueden ser palpables si están ubicados en zonas como el cuello, axilas o la ingle. En otras ocasiones, los ganglios afectados están ubicados en zonas más internas como el abdomen y el mediastino. Otros síntomas de la enfermedad incluyen fiebre, pérdida de peso, sudoración nocturna y fatiga.
Tratamiento
El tratamiento dependerá del tipo de linfoma que afecte al paciente y del grado de avance de la enfermedad, es decir cuántas zonas del cuerpo han sido alcanzadas por el linfoma. Las alternativas incluyen la quimioterapia, radioterapia, terapia biológica y el trasplante de médula ósea.
¿Cómo se previene?
La mejor forma de prevenir la enfermedad es poner atención a sus factores de riesgo, como los antecedentes genéticos de la enfermedad. Conoce el historial médico de tu familia y mantente informado sobre la incidencia de casos de linfoma o de algún otro tipo de cáncer. Las personas de edad avanzada (mayores de sesenta años) tienen mayor riesgo de contraer la enfermedad, por lo que es importante realizar exámenes preventivos.
Revisado por la Dirección Científica y Académica de Auna