Transformando la experiencia de la salud

Categoría | Maternidad
2018-01-01 10:00:28

Malestares que puedes sentir durante el embarazo

Empecemos con dos hechos básicos pero fundamentales. El primero es que el embarazo es una etapa en la que el organismo experimenta una serie de cambios (físicos y hormonales) necesarios para el adecuado desarrollo del bebé. El segundo es que cada mujer es distinta.

Esto último quiere decir que no todas sentirán lo mismo en el proceso de gestación. Hay que tener en cuenta también que dar vida y forma a un nuevo ser demandará mucho esfuerzo de tu cuerpo. Conocerte a ti misma y saber lo que puede traer esta nueva etapa te ayudará a estar preparada.

Principales molestias en los primeros meses

Náuseas y vómitos

Síntomas muy comunes en las semanas iniciales, debido al aumento de la progesterona y otras hormonas necesarias para la gestación. Generalmente desaparecen entre las semanas 14 y 16, y no afectan al bebé, salvo que sean muy agudos. Habitualmente se presentan por las mañanas.

Puedes tratar las náuseas con algunos remedios caseros, como por ejemplo el té de jengibre, el anís o el té de menta, pero lo más recomendable es consultar siempre al médico primero antes de consumirlos. Es importante que te alimentes con frecuencia en pocas cantidades y te mantengas siempre hidratada.

 

Frecuentes ganas de orinar

Esto se debe a diferentes factores. En primer lugar, tu cuerpo produce hormonas que hacen que la sangre fluya más rápido hacia tus riñones. Además, tu útero crece y presiona a la vejiga. Por último, se produce un aumento del volumen de tu sangre, por lo que los riñones deben procesar más líquido.

Si bien para muchas embarazadas es inevitable ir al baño frecuentemente, este síntoma se puede aliviar evitando bebidas diuréticas, como el café y las gaseosas. Por otro lado, no retengas la orina cuando tengas ganas, y procura vaciar la vejiga inclinándote hacia adelante cuando estés orinando.

Fatiga

Otro típico síntoma que se debe a la acción de las hormonas (la progesterona puede producirte un efecto sedante). El aumento de peso también afecta en ese sentido. Si el cansancio es muy agudo, consulta con tu médico para descartar un cuadro de anemia.

Este síntoma suele presentarse tanto en el primer trimestre como en el último. Lo importante es que le des al cuerpo el descanso que te pide, durmiendo al menos 8 horas diarias y, si es posible, tomando una siesta de vez en cuando. Apóyate también en tu pareja delegándole algunas tareas que antes tú hacías en casa.

Estreñimiento

Esta molestia también se debe al aumento de progesterona en tu cuerpo. Puede deberse asimismo al efecto de los suplementos de hierro. En estos casos, la clave para superar el problema está en tu alimentación y en la actividad física.

Es importante que tomes líquido regularmente y sigas una dieta equilibrada (sobretodo rica en fibras). El consumo de frutas, verduras, pan integral y cereales te ayudará mucho. Si es posible, haz ejercicio moderado, como una media hora de caminata o gimnasia para embarazadas. Y no tomes laxantes por tu cuenta.

 

Molestias en la segunda mitad del embarazo 

Hinchazón de pies y manos

Esto se debe principalmente a la retención de líquidos, aunque en algunos casos puede originarse por un bajo consumo de proteínas. La mejor forma de prevención es beber diariamente un litro de agua y evitar los alimentos salados.

Por otro lado, es recomendable también que uses pantys para embarazadas y ropa ligera en la cintura, evitando las prendas muy ajustadas. Asimismo, aplícate duchas de agua fría en las piernas y baños a temperatura templada. Y cuando descanses, hazlo con los pies en alto, para favorecer la circulación.

 

Dolor de espalda

El peso de tu vientre puede afectar tu postura y tensionar tu espalda. Para evitar o superar esta molestia es necesario que te mantengas físicamente activa, caminando y haciendo estiramientos suaves. Además debes utilizar zapatos con tacón bajo.

Dormir de lado y con una almohada entre las piernas te ayudará a descansar los músculos de la espalda. No cargues objetos pesados, pero si debes levantar algo, flexiona las piernas, no te inclines. También es recomendable aplicar calor o frío en la zona adolorida.

Dolor en la parte baja del estómago (ingle)

Esto puede presentarse entre las semanas 18 y 24. Se trata de una molestia normal si los dolores son ligeros y duran períodos cortos. Todo lo que debes hacer es moverte lentamente o cambiar de posición.

Sin embargo, si los dolores son constantes y agudos, o si se acompañan de contracciones, sangrado y fiebre, debes acudir cuanto antes al médico. Lo importante es descartar un problema más grave, como desprendimiento prematuro de la placenta, apendicitis o alguna afección de la vesícula biliar.

 

Estas son algunas de las molestias que pueden presentarse durante el embarazo. Es importante que estés atenta a los cambios de tu cuerpo, pero tampoco te estreses tanto. Confía siempre en tu médico y sigue sus prescripciones al pie de la letra. Para más consejos, descarga nuestra guía gratuita de exámenes durante el embarazo.

chequeos medicos durante en embarazo mes por mes